LA TRISTEZA – ARTÍCULO FOB.

15 Sep

unnamed7e16a7e0dc89d9d1cd62fe69b475507ddepressaoetristeza750x410frases-tristes-virtuales-publicar-instagram-2imagenes-tristeza-frases-bonitas-descargar-10maxresdefault

LA TRISTEZA

A veces, nos asfixia la tristeza. A veces, también la confusión. La nostalgia de tiempos que no volverán. De momentos únicos, porque ya no podíamos ni podremos tener jamás una segunda oportunidad. Es demasiado tarde. No están.

Son, ese tipo de situaciones que, envueltas en papel emocional, nos convierten en un paquete que jamás viajará a ninguna parte. Como un dulce amargo. Sí, porque la esperanza también nos traiciona demasiadas veces en el deambular por la vida y, nos crea falsas ilusiones que nosotros ya hicimos como verdaderas. Un doble golpe bajo de esos que duelen de verdad pero, en el más profundo de los silencios. Esos silencios que se irán a la tumba con nuestros propios huesos mientras se cuentan sus verdades por un camino sin regreso.

Cierto es que llorar es necesario, bueno y muy aconsejable como una gran válvula de escape. A veces funciona. Otras sin embargo, se hacen demasiado complicadas, incluso nos producen una pesada y larga digestión que puede durar toda una vida.

Las emociones son así de hijas de puta. Podemos llorar de alegría o de tristeza, de dolor o de impotencia, de desengaño o desamor, que aunque parezcan iguales, no lo son. Esas emociones que nos llevan a levantar ánimos como castillos, pero que a poco se diluyen en nada, porque los castillos de arena son bonitos, pero al igual que los sueños, desaparecen sin más, dejándonos en el más profundo de los vacíos. Sí, así es la vida.

Esa vida, que todos dibujamos alguna vez con todos los colores de nuestro estuche, pero que se nos olvidó que el negro también estaba. Y eso que dicen, que el negro no es un color, pero existe. Hay días, demasiados quizá, en los que vemos todo demasiado negro. No es pesimismo, es, la vida.

También existe el color blanco como una forma de equilibrio universal entre ambos, pero que cuando nos coge el tren, lo único universal que vemos, son estrellas, que están demasiado lejanas, como para alcanzar nuestros sueños. Estamos rotos de tanta mentira. De dolores que nunca contaremos. De personas con nombres que no deberían ostentar. No se lo han ganado, ni tampoco cada bocado de pan. Sé de lo que hablo y ellos lo saben. Todos lo sabemos. Es muy triste y lamentable, pero ahí están cada día a cada hora y en cada paso. No me gustan las sonrisas embusteras. Abundan como una plaga muy peligrosa. Como la marabunta que destroza todo a su paso, sin importarle la magnitud de su destrucción. El odio es peor aún.

No es esta, precisamente, una agradable reflexión, pero es, insisto, precisamente, la que sale de otra reflexión muy profunda del avatar diario, ese que te obliga con frecuencia, a espantar a los necios a guantazos, pero como las moscas, ya están acostumbrados a ser rápidos esquivando en beneficio de su propia supervivencia. Sí, a veces nos inunda la tristeza.

Nunca me gustó que me echaran el brazo por encima de mis hombros, jamás. Ellos saben quienes son, yo también. La tristeza nunca viene sola, siempre trae emparejada con ella, algún lastre demasiado pesado que, aún no hemos conseguido arrancarlo de nuestra propia piel. De nuestras entrañas mismas. Sí, esos falsos brazos que aprietan el cuello creyendo que eres tonto. ¡Insulsos! Me dais lástima. Es propio y natural que, corazones buenos, puedan sentir lástima por aquéllos seres que carecen del mismo, haciendo daño por necesidad para su supervivencia. Somos su alimento. ¡Qué lástima! ¡Qué tristeza!

Demasiadas veces, quizá, echamos en falta a esos seres que ya marcharon y, lo hacemos con tristeza sana, de esa que sale del alma, de esa que es limpia como cada lágrima que fluye de ese sentir tan lejano. Somos cuando sentimos. Los que no sienten, no son.

He decidido aparcar la pluma por ahora. Sigo pensando en la tristeza, también en quienes no saben vender otra cosa. La tristeza del amor está demasiado lejos para quienes no saben lo que significa. El amor a todo. El amor a sí mismos, a lo que hacemos o creamos con el alma abierta. A lo que damos a todos sin pedir nada a cambio, aunque nos machaquen constantemente con la envidia, el odio y el terror de tenerles cerca. Simplemente son seres sin alma y sin ganas de tenerla. Todos lo sabemos. ¡No quiero contagiarme!

Las lágrimas brotan como un diminuto manantial que, ha explotado sin más, porque la emoción, a veces, entristece todo nuestro ser. Porque alguien se ha marchado, o alguien tiene un corazoncito muy tierno que, apenas ha empezado a latir. No deseamos la tristeza, pero existe. A veces, sin buscarla, siempre hay alguien que se encarga de servírtela en bandeja para que no te falte.

Para mí, la tristeza es, una forma de vida, es compañera y amiga, me cuida y me mima, me habla en la oscuridad y en el silencio, y nos contamos secretos. No es mala, es…triste.

 Francisco Ortega Bustamante.

 

Anuncios

JOSÉ MANUEL SOTO – SOY ESPAÑOL

14 Sep

ANALFABETOS DE HOY – JESÚS QUINTERO.

11 Sep

MARAVILLAS

10 Sep

flores-de-las-maravillas-56465800maravilla en macizo de floresmarigolds flowers in the gardenflores-de-las-maravillas-40093332

Nuestra Señora de las Maravillas, Patrona de Cehegín, es portadora de éste nombre desde su llegada a ésta Ciudad el día 25 de Julio de 1725, procedente de Nápoles (Italia) de manos del escultor Nicola Fumo.

Posteriormente, y ya en el día 24 de septiembre de 1725, fue bautizada en Cehegín, la primera persona que encabezaría la larga lista de portadoras de dicho nombre: María de las Maravillas. También llamadas: “Mavi” o “Villas”.

Evidentemente, que su extensión de María a Maravillas, desciende de la Virgen María madre de Jesús.

Las poseedoras de dicho nombre, suelen ser serias, seductoras, magnéticas, enigmáticas y muy hábiles respecto a todo lo que tenga que ver con sus relaciones interpersonales. Sus criterios acostumbran a estar basados en la introspección, la reflexión y un particular sentido de la justicia.

No suelen actuar de forma precipitada, y poseen un conocimiento psicológico innato que igual pueden emplear en labores sociales como decantarlo hacia el competitivo mundo empresarial.

En el amor, buscan la estabilidad y la paz a través de la pareja.

MARAVILLAS, es también el nombre de unas flores que emanan un fuerte olor muy agradable. Son nativas de México.

En la India, como gesto de amistad se presentan ramos de Maravillas.

 

FRANCISCO ORTEGA BUSTAMANTE

EL NOMBRE DE MARAVILLAS

10 Sep

FLORES-MARAVILLAS-ENVIADO

 No son menester grandes pesquisas para afirmar que el nombre de Maravillas, aplicado a la patrona de Cehegín, no fue invención del Padre Francisco Moreno. Algún osado, contra toda evidencia histórica, ha llegado a escribir que la advocación de Maravillas no la había llevado ninguna imagen antes de la Virgen de las Maravillas, de Cehegín. Quién fue capaz de estampar tan solemne disparate, si aún no  ha llegado a su noticia la conferencia que di el año 2000 (tres veces en Cehegín y una en Mataró) sobre las múltiples “Vírgenes de las Maravillas”, esperemos que, al menos de ahora en adelante, no se atreverá a repetir tamaño error. Recuerdo, a este respecto, el “faratute” que casi le da a un joven ceheginero, al decirle yo que había varias Vírgenes de las Maravillas, y que algunas eran anteriores a la de Cehegín. Me replicó, lívido y desencajado: “¡Y yo que me creía que nuestra Virgen de las Maravillas era la única! ¡Se me han caído los palos del sombrajo!”

 Está claro que el P. Moreno, encaprichado del nombre de Maravillas, determinó ponérselo a la nueva imagen mariana encargada a Nápoles; y ya antes de venir la Virgen a Cehegín, se fue difundiendo ese nombre por el pueblo. Según él mismo cuenta, la víspera de llegar la imagen, la gente cantaba por las calles una copla, inspirada, sin duda, por él: “Esta noche es nochebuena y no es noche de dormir, porque la Virgen de las Maravillas por mañana ha de venir”. Salta a la vista que el P. Moreno tenía pensado y repensado el nombre, antes de que la imagen arribara a Cartagena, pues allí mismo se lo impuso, previo sorteo cinco veces repetido, en el que su papeleta salió siempre ganadora, sorteo que volvió a repetirse en Cehegín con idéntico resultado.

 ¿Conocía el P. Moreno el nombre de Maravillas, ya existente? No puede caber la menor duda, según vamos a demostrar. La Virgen de las Maravillas más famosa en España era, a la sazón, Ntra. Sra. de las Maravillas, de Madrid, muy popular ya en el siglo XVII, bajo el reinado de Felipe IV. Huelgan todas las elucubraciones sobre qué imagen de las Maravillas pudo influir en el P. Moreno para decidirse a adoptar ese nombre, desde el momento en que consta, por su biógrafo, que “salió un excelente misionero, y llegó repetidas veces a misionar en la corte de Madrid”. ¿Se imagina alguien que el P. Moreno, el amartelado “Loco de la Virgen”, hubiera dejado de visitar a la popularísima Virgen de las Maravillas, en sus estancias en Madrid? Esta predilección del P. Moreno por el nombre de Maravillas no obsta a la interpretación tradicional de que ese nombre presagiaba las maravillas de la gracia que la sagrada imagen había de obrar entre sus devotos; y que esa aspiración o deseo del fraile tal vez fueron los que lo inclinaran a preferir tal nombre. Ni cabe tampoco descartar que la elección del nombre de Maravillas se debiera a las maravillas artísticas que el fraile iluminado confiaba ver en la imagen ensoñada, sueños que el escultor logró plasmar en la incomparable efigie. A menos que le concedamos, obviamente, al P. Moreno dotes de profeta o adivino, ¿cómo podía él escoger un nombre que aludiera a la extraordinaria fuerza milagrosa de la imagen, ansiada y presentida, pero aún no experimentada, o a su fabulosa perfección artística, pero jamás imaginada? Quede, pues, bien asentado que, para 1725, estaba harto divulgado el nombre de Maravillas, desde un siglo atrás al menos, y no sólo en Madrid, sino por España entera. Así, lo atestigua el carmelita P. Antonio de Santa María: “Las Religiosas Carmelitas Recoletas gozan de la milagrosa imagen de Nuestra Señora, que llaman de las Maravillas, bien conocida en España por sus prodigios”.

 Si al P. Moreno le embelesó y entusiasmó el nombre de Maravillas, quizá fue porque preveía en él un contenido especial, ya que soñaba con una imagen que fuera realmente un compendio de maravillas, tanto por su portentosa figura, como por su prodigiosa virtud taumatúrgica. Pero, lo que sí está claro es que el P. Moreno no se inventó un nombre que ya existía, sino que hubo de tomarlo lógicamente de alguna de las imágenes veneradas bajo ese título en España por aquel entonces. Lo único que puso el padre fue su tenaz empeño en que se llamara así la flamante imagen napolitana.

 Veamos, por último, la explicación del nombre de Maravillas, de la que circulan tres versiones. Según unos autores, el convento de carmelitas se llamó así por haber encontrado en el huerto un Niño Jesús, sentado entre florecillas llamadas maravillas, Niño que luego colocaron entre las manos de la Virgen, pues encajaba perfectamente. Para otros, y es más verosímil, una vez trasladada a Madrid la imagen en 1622, estuvo tres años en casa del escultor Francisco de Albornoz, que la restauró, y allí surgió el nombre de Maravillas, por haber colocado junto a la imagen una maceta de flores llamadas maravillas. Por último, una tercera tradición mantiene que Ana del Carpio, mujer del escultor, tuvo repetidas veces un misterioso sueño en que veía a la Virgen pidiéndole albergue en su casa, al tiempo que abría sus manos y le mostraba a su divino Hijo, a quien servía de trono un ramillete de flores maravillas. Lo que sí es incuestionable es la dependencia del nombre Maravillas de la flor maravilla o Calendula officinalis, flor que definen así los diccionarios: “Planta herbácea, con flores en cabezuelas, de color anaranjado. Es planta comunísima como ornamental en macetas y jardines. El cocimiento de sus flores se ha usado como antiespasmódico”. Se parece bastante a la margarita, aunque es menor su tamaño.

 Finalmente, procuraré encalmar al ceheginero de marras, pajizo del sobresalto, cuando se enteró de que había otras Vírgenes de las Maravillas. La existencia y preexistencia de casi una treintena de ellas no difumina ni menoscaba la prevalencia de la de Cehegín; antes, al contrario, hace que su figura se magnifique, puesta en parangón con las otras. Podrán otras Vírgenes de las Maravillas aventajar a la ceheginera en aristocracia o antigüedad, en popularidad o riqueza, pero lo que es en sublimidad de inspiración, en finura de modelado, en delicadeza de semblante, en galanura de atuendo, en bizarría de colorido, en gallardía de cuerpo, en donaire de talle, en garbo de movimiento, en ternura de mirada, en dulzura de expresión, y en hechizo de Niño, en todo eso la patrona de Cehegín sobrepuja largamente a las demás, o como diría un castizo ceheginero: “Nuestra Rubia le saca veinte pleitas a todas sus tocayas”.

 GORTÍN.

 

Imagen

SOUVENIRS CEHEGÍN OS DESEA LO MEJOR COMO CADA AÑO PARA ESTAS FIESTAS – CARTEL FOB.

10 Sep

REDU

Imagen

CEHEGÍN, EN SU SILENCIO DE LA NOCHE, HUELE A FIESTAS -ARTÍCULO Y GALERÍA FOB.

8 Sep

DSCN6414-

DSCN6417-DSCN6415-DSCN6419-DSCN6418-

Desde Souvenirs Cehegín y este enclave tan privilegiado, os deseamos lo mejor en la celebración de este breve descanso festero.

Desde el silencio y la paz que aporta el estar en la madrugada junto a la parroquia mayor de santa María Magdalena, y con esa estampa virginal anunciando la llegada de esa talla Madre de todos los cehegineros, también se pueden enviar buenos ánimos  de fe y fiesta en su conjunto.

Desde este mirador alto que nos permite escuchar la música del silencio, junto a sus fieles guardianes, que como pinos gigantes y refugio de las aves en su pernoctar, también sentiremos, al mismo tiempo que contemplamos un estremecedor paisaje de leyenda, el latir de nuestra Maravillas cuando duerma en este altar.

La noche con ella, siempre es distinta, pero podemos hablar de nuevo en nuestro silencio, como cada año y en cada noche de nuestras fiestas, disfrutad.

Francisco Ortega Bustamante.