HACIENDO MEMORIA – PANTANO ALFONSO XIII

14 Feb

 

Anuncios

CITAS Y REFLEXIONES…

13 Feb

unnamed7e16a7e0dc89d9d1cd62fe69b475507d28056741_1651576911615949_1182606426915702545_nfrases-tristes-virtuales-publicar-instagram-2imagenes-tristeza-frases-bonitas-descargar-10

FOTOS DENUNCIA – CEHEGÍN Y SUS TORRES APAGADAS VARIAS SEMANAS – GALERÍA FOB.

13 Feb

IMG_4313-IMG_4314-IMG_4316-IMG_4323-IMG_4324-IMG_4327-

HOY ES SAN VALENTÍN – PATRÓN DE LOS ENAMORADOS Y ENAMORADAS. – ARTÍCULO FOB.

13 Feb


Menudo nombre, para un día tan significativo e importante en la vida de una gran mayoría de habitantes de este insignificante planeta.

Es la verdad de toda persona que celebra su verdad, es el sentir de unos hacia otros, de igual modo que se llega incluso a perder la noción del tiempo, pensando en aquélla persona que verdaderamente significa algo importante para nosotros emocional y sentimentalmente.

Es acaso la celebración del amor por excelencia, la mayor motivación que este día nos ofrece como empujoncito para atrevernos a decir… “Te amo”, o como pretexto para reafirmar lo que ya sabemos que sentimos, o lo que sentimos y que ya sabemos, da igual, la cuestión es decirnos entre tu y yo la verdad de nuestra verdad.

Es además este un día, en el que los recuerdos afloran y brincan como las palomitas de maíz, pero en nuestro estómago. Como palomitas mariposas, o mariposas que con sus alas nos recosquillean al mirarnos o besarnos. Al recordar aquél primer encuentro con esos dos besos de rigor que jamás se borran ni con agua hirviendo. Al sentir tu mano cogida a la mía sentados en un cansado y anciano sofá y, diciéndonos tonterías como pretexto para ganar más tiempo juntos sin dejar escapar esas manos.

Las miradas de cada detalle. Las sonrisas que salen solas, o que se nos escapan porque no podemos controlarlas invadidos por la emoción de una especial experiencia que empieza su andadura. Es también un día en el se nos vienen encima recuerdos que casi habíamos olvidado pero que nunca se borraron, lo que ocurre, es que cada día crecen y crecen nuevas y diversas sensaciones, con mucha emoción, cariño y un inmenso amor que nos descoloca por completo.

Qué valiente este Cupido y, que certero con su flecha. Casi siempre acierta, o por lo menos cuando nos toca el amor de lleno y nos aumenta la intensidad en cada uno de nuestros sentidos, así pensamos en su grado de acierto diciéndonos que… “contigo y conmigo, si que acertó de lleno”.

Es este también un día de nervios, pues siempre esperamos algo uno del otro, da igual, algo. Lo mismo una pachucha flor robada en el jardín del vecino, tiene un gran significado de mensaje de amor muy superior a todas las flores del mundo, pues en ella va la sangre que provoca esa espina que se nos clava por amor. Es como un pacto de sangre. Como un sello rojo de amor. Como un corazón ensangrentado por ese acelerado ritmo que nos provoca lo que tú y yo sentimos en nuestra cercanía. Casi no hay palabras. Sólo miradas y decires con los gestos y, esos labios que no podemos controlar de ninguna de las formas posibles. Van por libre y desbocados a un encuentro batallador, intentando ganar esa falsa lucha en la que ambos quieren caer rendidos ante los labios del otro. Sin freno. Sin tiempo. Sin límites.

San Valentín, como ángel y asexual, no tiene preferencias entre hombres y mujeres. Dispara sólo al corazón del amor. Esté donde esté. Lo lleve quién lo lleve. No distingue países ni colores. No le importan las edades. Pues sólo pretende hacer dianas, muchas dianas…como la nuestra.
Este día, envuelve a todos de alguna forma, salpicándole con algo de su color rojo. El rojo pasión. El rojo energía. El rojo amor.

Puedes vestir las ropas que te apetezcan, pero en este día pensarás en rojo. El rojo de nuestros rostros sofocados por aquéllos momentos de fusión y erupción volcánica que derrite nuestros cuerpos y nuestros labios.

El rojo de la luz del sol en los atardeceres colándose entre nuestros cuerpos y nuestros besos. El rojo de nuestros ojos irritados por esas lágrimas derramadas por el amor que nos une y nos separa. El rojo de lo prohibido y peligroso. Pues no todas las personas son comprendidas y acertadas en lo que ellas entiendan como natural. Entonces…será el rojo crucifixión.

Da igual. Qué más da. Yo seguiré pensando en San Valentín. El seguirá disparando sus flechas de amor. Seguirá dando chispa y vida a esta leyenda o tradición. Nosotros seguiremos aferrados a la idea de sus aciertos, pues no creerán en el, aquellos que no se sientan tan enamorados como tú y yo. No me importa el color. Ya me da igual. No me importa que piensen que no existe el amor. Yo lo he vivido y lo vivo. Pues no debemos de olvidar el amor a todo y a todos. Pero tampoco olvides, ni el tuyo ni el mío.

“En un día como este, no hay que decir te amo. Mejor decirnos…te seguiré amando”.

Francisco Ortega Bustamante Febrero 2011.

SAN VALENTÍN Y EL DÍA DE LOS ENAMORADOS

13 Feb


Los enamorados tienen un día en nuestro calendario para demostrar o reafirmar su amor mediante regalos, dedicatorias o poemas pero ¿por qué el 14 de febrero? ¿Quieres conocer la leyenda de San Valentín y de dónde procede esta celebración?

Existen diversas teorías que otorgan a esta fecha el origen del Día de los Enamorados. En los países nórdicos es durante estas fechas cuando se emparejan y aparean los pájaros, de ahí que este periodo se vea como un símbolo de amor y de creación.

Algunos creen que es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido. En esta celebración se pedían los favores del dios a través de regalos u ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado ideal.

También, y hace muchos siglos, fue tradicional en Inglaterra la “fiesta de los valentinus”, donde se elegían a hombres y a mujeres para que formaran pareja. Muchas de estas parejas se convertían en marido y mujer y conseguían la felicidad de pareja que se espera encontrar y consolidar el Día de San Valentín.

Otras fuentes centran el origen de la historia de San Valentín en la Roma del siglo III, época en la que el cristianismo era perseguido. En este periodo también se prohibía el matrimonio entre los soldados ya que se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla que los hombres casados porque no estaban emocionalmente ligados a sus familias.

Es en estas circunstancias cuando surge la figura de San Valentín, un sacerdote cristiano que ante tal injusticia decide casar a las parejas bajo el ritual cristiano a escondidas de los ojos romanos.

Valentín adquiere por proteger a los enamorados y auspiciar bodas secretas gran prestigio en toda la ciudad y es llamado por el emperador Claudio II para conocerle. El sacerdote aprovecha aquella visita para hacer propaganda de la religión cristiana y convencer al emperador para que siga los pasos de Jesús. Aunque en un principio Claudio II se sintió atraído por aquella religión que los mismos romanos perseguían, los soldados y el propio Gobernador de Roma le obligaron a desistir y organizaron una campaña en contra de Valentín. El emperador romano cambió de opinión y ordenó al gobernador de Roma que procesara al sacerdote.

La misión de condenar al sacerdote la tuvo que llevar acabo el lugarteniente, Asterius. Éste, cuando estuvo delante del sacerdote, se burló de la religión cristiana y quiso poner a prueba a Valentín. Le preguntó si sería capaz de devolver la vista a una de sus hijas que era ciega de nacimiento. El sacerdote aceptó y en nombre del Señor obró el milagro. El lugarteniente y toda su familia se convirtieron al cristianismo pero no pudieron librar a Valentín de su martirio. San Valentín fue ejecutado un 14 de febrero.

Mientras estuvo encerrado, su carcelero le pidió que diera clases a su hija Julia, a base de lecciones y horas juntos, Valentín se enamoró de la muchacha. La víspera de su ejecución, envió una nota de despedida a la chica en la que firmó con las palabras “de tu Valentín”, de ahí el origen de las cartas de amor y poemas que se envían los enamorados en la actualidad y de la expresión de despedida “From Your Valentine”; conocida en todo el mundo adjunta en miles de postales de San Valentín.

La historia de San Valentín hubiera quedado ahí si no fuera porque dos siglos más tarde la Iglesia católica la recuperó. Por aquel entonces era tradición entre los adolescentes practicar una curiosa fiesta pagana derivada de los ritos en honor del dios Lupercus, dios de la fertilidad que se celebraba el día 15 de febrero. Era un sorteo mediante el cual cada chico escogía el nombre de una joven que se convertiría en su compañera de diversión durante un año. La Santa Sede quiso acabar con esta celebración pagana y canonizó a San Valentín como patrón de los enamorados.

El cuerpo de San Valentín se conserva actualmente en la Basílica de su mismo nombre que está situada en la ciudad italiana de Terni. Cada 14 de febrero se celebra en este templo un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente.

Sea como fuese, San Valentín se ha convertido en el patrón de todos los enamorados y de todas aquellas personas que quieren tener una pareja. Los comerciantes se han hecho eco de esta festividad y la han convertido en un día perfecto para aumentar las ventas. Flores, postales, poemas de amor, dedicatorias, bombones y regalos de todo tipo se realizan este día al ser querido para demostrar su amor y amistad.

EL PAÑALETE ENREDANDO UNA SILA DE ENEA – OTRO OFICIO YA CASI EXTINTO -ARTÍCULO Y FOTO FOB.

1 Feb

pac3b1aleteredu

Es lamentable que, oficios como este, se vayan al traste sin ni siquiera hacer el más mínimo intento de recuperarlo y mantenerlo vivo, ya que es uno de esos trabajos que tan sólo unos cuantos pueden y saben hacerlo, ya no quedan, o muy pocos, pero en cierto modo, cada vez hay más demanda en este tipo de elementos de uso doméstico y decorativo en el mundo rural y, que el turismo agradece por su sabor añejo y tradicional, aparte del verdadero arte y creatividad a la hora de su fábrica.

Las eneas (aneas), es una planta que se deja ver junto a las aguas de los ríos como una planta más de ribera, pero que para hacer este trabajo, se necesita de un seguimiento de esta planta y un conocimiento de las que son apropiadas o no, en que época debe recolectarse para luego pasar al proceso de secado en lugares apropiados que, una vez seca de forma adecuada y, cuando se va a elaborar el “enredar” o echar el asiento de enea, la planta vuelve a ponerse a remojo para poder trabajarla de forma más flexible y amordarla mucho mejor y más apretada para un asiento mucho más compacto y resistente, aparte de quedar mejor imagen de este artesanal trabajo.

Francisco Ortega Bustamante

EL 600 Y LOS PANTALONES DE CAMPANA

31 Ene

blog

Bueno, cierto es que, en ocasiones, un 600 siempre se situaba en el ojo del huracán como escusa perfecta para evadirse o zambullirse en cualquier tipo de aventura – digamos – explorando nuevos territorios que nos permitieran cierta libertad y conocimiento de ese entorno, un poco más allá de nuestra pequeña parcela y de nuestra rutina más que relamida.

No en vano, a veces, incluso nos llevábamos el bocadillo por si acaso, pero que, nos aportaba esa liberación de nosotros mismos y nuestras amontonadas manías o costumbres, para cambiar de decorado y respirar un aire fresco y muy diferente, a veces, incluso la música de una discoteca, podía sonar diferente aún siendo la misma, es lo que tiene cambiar de aires.

La leyenda del 600, también era un plus, dado que nos unía mucho más y de una forma diferente, puesto que viajar, aunque no sea mucho, en un 600, ya era una verdadera aventura en si misma. Son recuerdos cargados de nostalgia y, que a buen seguro, algunos de vosotros, os sentiréis identificados con esta historia.

Francisco Ortega Bustamante.