¡SANTA CECILIA! – ESCUELA MUNICIPAL DE MÚSICA – CEHEGÍN – GALERÍA FOB.

22 Nov

docu0001-docu0002-docu0002--DSCN9971-DSCN9973-DSCN9977-DSCN9979-DSCN9980-DSCN9981-DSCN9982-DSCN9984-DSCN9986-DSCN9988-DSCN9989-DSCN9990-

Anuncios

CEHEGÍN – “RESCATANDO LA HISTORIA”

16 Nov

PORTADA NUEVO PARA IMPRIMIR

ceheginpaco@hotmail.com

OTOÑO EN CEHEGÍN – ARTÍCULO Y GALERÍA FOB.

16 Nov

DSCN9800-DSCN9801-DSCN9802-DSCN9803-DSCN9804-DSCN9805-DSCN9822-DSCN9823-

Existen paisajes de otoño y, otoños que te regalan bellos paisajes mientras se despiden hacia su letargo invernal.

Yo los veo y me recreo en su belleza infinita, como una verdadera estampa de naturaleza y vida, de sueños y poemas, de lienzos engendrados en óleos sin tiempo que, perpetúan esa imagen para siempre expuesta en el salón de nuestras vidas.

También intento atrapar dentro de si mismo, esos aromas que deja un otoño, como una estela de esa estrella fugaz que una noche pasó frente a nosotros. Larga y ardiente. Una noche otoñal en la que te da la impresión de culminar con esa estrella, el mejor de los deseos. Una noche de otoño que, mientras más fuerte se hace, mucho más le amas. No hay palabras – quizá – que sean capaces de describir lo que un ser puede llegar a dibujar en su lienzo de la noche, mientras respiras ese inconfundible aroma de naturaleza viva en todos sus sentidos. Algo que, se atesora como fuente de inspiración y de amor real a lo vivido. ¡Qué hermosa naturaleza!

A veces, los colores que nos ofrecen, resultan camaleónicos según las diferentes luces de cada hora, son cambiantes a lo largo del día y la propia noche, pues no en vano, hay lunas que engalanan aquello que el día no logró.

La poesía está escrita en cada hoja amarilla, también a lo lejos, sí, al fondo de esas alfombras de paisajes respaldadas por las grandes montañas, como guardianes del tiempo. De la vida. De los sueños y de esas esperanzas que a todos nos inundan – con alguna lágrima – esperando que esa estela de la estrella fugaz, nos permita ver un otoño más.

Francisco Ortega Bustamante.

CEHEGÍN…LO MIRES COMO LO MIRES – GALERÍA FOB.

15 Nov

DSCN9722-DSCN9723-DSCN9747-DSCN9748-DSCN9749--DSCN9755-DSCN9756-DSCN9763-

LIBERTAD

15 Nov

libertadNeurocoaching-WCS-844x480

En ocasiones, puede que me pierda por los senderos de la vida, esos que te llevan demasiado lejos pero que no conducen a ninguna parte. Me gustan precisamente por eso. Es una forma de no tener que depender de un punto. De un lugar esté donde esté. Pienso que hay veces – muchas veces – en las que es mejor no saber hasta donde iremos a parar. Ya llegaremos.

Precisamente en ese supuesto deambular poniendo tierra por medio, es cuando realmente nos damos cuenta, que sí que existían otros caminos diferentes en la vida, para poder tomarlos y conocer o descubrir a través de ese viaje inventado nuevos modos de vida, viéndolos desde otro ángulo diferente a la monotonía que nos devora cada día y a cada paso.

Las luces y las sombras que nos drogan, precisamente, en ese circulo viciado en el que habitamos, ya quedarían entonces muy atrás en el tiempo, así como en la propia visión de las cosas o normas a las que estábamos encadenados de por vida. Una vida que nos ordenan como tenemos que vivirla según lo establecido. Ya ves. ¡Que se jodan!

Me encanta elegir – dentro de mis posibilidades – que hacer, cuando, como, donde y con quién, sin tener que ceñirme a ese estrecho cinturón inquisitorial que nos estrangula más y más a cada paso. No me da la gana. Yo elijo mi libertad para ser libre, sin tener que decir cada día, que somos libres pero en voz baja. ¡Mentira!

Es cierto que una buena dosis de locura, nos aporta otra cierta dosis de libertad, puesto que te otorga, en cierto modo, alas para volar y escapar en busca de más vida sin dosificar, sí, esa que nos obligan a vivir con cuentagotas. Me encanta entonces, poder pintar mis propios paisajes a mitad de cualquiera de esos caminos que, de vez en cuando, debiéramos tomar.

Incluso te puedes permitir enamorarte, claro que sí. Ese amor que quizá hemos soñado durante años pintándolo de mil colores en cada uno de nuestros sueños. Enamorarnos pues, de las flores y los campos, de los árboles y ríos, también de las montañas inmensas, o de la persona que nos aporte cada latido de su corazón como una entrega mutua. Un amor de verdad que rompa con todos los esquemas o patrones en desuso. Un amor – digo – para vivirlo a plena libertad en cuerpo y alma.

Francisco Ortega Bustamante.       

Imagen

HACE YA 108 AÑOS DE ESTE CARTEL TAURINO EN NUESTRO MÁS QUE CENTENARIO COSO MEMORIZANDO AQUÉLLOS FESTIVALES YA EXTINGUIDOS – FOB.

12 Nov

33347119--

Imagen

OTRA ASIGNATURA PENDIENTE AL PARECER YA QUE EL TIEMPO SIGUE AVANZANDO, PERO LAS PERSONAS NO, DEJANDO INEXORABLEMENTE EN EL OLVIDO, A ALGUIEN Y ALGO QUE UNA VEZ FUERON. FOB.

11 Nov

426366_532403263453114_304911455_n