Archive | noviembre, 2011

LOS SUEÑOS – CONOCIMIENTOS Y SIGNIFICADOS V PARTE – PESADILLAS.

28 Nov

Se presentan de una diversidad de formas muy diferentes y muy difíciles de interpretar, ya que el subconsciente de cada individuo, puede guardar o percibir, situaciones muy desagradables según su vida en pasado, presente o en un supuesto futuro a corto o medio plazo, sin olvidar, la influencia de las presiones o situaciones que se están viviendo en el presente.

A lo largo de la vida de cada individuo, se pueden tener tantas pesadillas que, sería un gran riesgo aventurarse a dar un número como media en forma de una estadística errónea a todas luces.

Existen innumerables formas o situaciones de vivir o experimentar cada pesadilla por la que pasamos, tanto es así, que casi siempre tenemos la tendencia de  intentar olvidarlas a toda costa, aún más, cuando no tenemos ni la menor idea de por donde buscarle su interpretación o asociación con nuestra persona, nuestra vida o de las personas que nos rodean, admitiendo que forzosamente, asociamos siempre y sistemáticamente, la pesadilla con lo negativo, todo lo que sea malo o incluso con la muerte o el riesgo de acercamiento, dado a que son las que más nos preocupan.

Las hay que,  se tienen como la necesidad de salir de una situación embarazosa ante una discusión o incluso pelea con alguien sin encontrar el motivo, pero que durante el sueño y, ante la presión o el agobio de lo que estamos viviendo, el sistema nervioso se altera de tal forma, que ejerce una tensión general de todo el cuerpo acompañada de una aceleración de nuestro ritmo cardiaco, incluso sudoración y ansiedad, propios del momento por el que pasamos.

Hay otras en que no nos afectan a nosotros directamente,  pero las vivimos como pesadilla, porque están afectando a personas cercanas a nosotros y,  no importa que es lo que esté ocurriendo, da igual, la cuestión es que produce en nuestra mente y nuestro cuerpo un gran desiquilibrio y malestar durante esa experiencia onírica.

A veces, las pesadillas provienen de nuestro pasado más cercano o más remoto, incluso, algunas, pueden arrastrar raíces de otras supuestas vidas anteriores, pues no debemos olvidar de que el alma es una energía y, como tal no se destruye, pudiendo perfectamente y durante ese estado de sueño, viajar y retomar instantáneas de otro tiempo. La ley del Karma lo corrobora.

En ocasiones, vivimos verdaderas y desagradables pesadillas fantasmagóricas, o sea, experimentamos de alguna manera, la presencia ante nosotros, de entidades fantasmales o lugares que nos envuelven en ese ambiente que nos hace ver o vivir esos momentos, como reales e interminables, incluso nos paraliza de tal manera, que intentamos gritar o movernos para que alguien nos ayude y, es imposible. No tenemos voz ni tampoco movimiento, ya que el alma ha salido de viaje, es a su regreso cuando cuerpo y alma se unen de nuevo que, despertamos muy angustiados y atormentados por el pánico y la incertidumbre que nos crean estas situaciones tan embarazosas y molestas.

Por último y, para dejar el tema aparcado ya que es casi infinito, decir, que también se producen por un cúmulo de experiencias de nuestro propio pasado, niñez o juventud, también producidas por los hábitos de vida y un desequilibrio en horarios de descanso y trabajo, así como en la propia alimentación, sin dejarnos de lado los fármacos de los que pocos humanos se libran y, que en un conjunto sumado al estrés diario, ponen en marcha mecanismos de la mente involuntarios durante el sueño, a modo de válbula de escape, como algo necesario de liberar aunque no nos guste.

Francisco Ortega Bustamante.

LA CRUZ DEL DIABLO V PARTE.

28 Nov

Así transcurrió el espacio de tres años; la historia del Mal caballero, que sólo por este nombre se le conocía, comenzaba a pertenecer al exclusivo dominio de las viejas, que en las eternas veladas del invierno las relataban con voz hueca y temerosa a los asombrados chicos: las madres asustaban a los pequeñuelos incorregibles o llorones diciéndoles: “¡Que viene el señor del Segre!”, cuando he aquí que no sé si un día o una noche, si caído del cielo o abortado de los profundos, el temido señor apareció efectivamente y, como suele decirse, en carne y hueso, en mitad de sus antiguos vasallos.

 Renuncio a describir el efecto de esta desagradable sorpresa. Ustedes se lo podrán figurar, mejor que yo pintarlo, sólo con decirles que tornaba reclamando sus vendidos derechos; que si malo se fue, peor volvió, y si pobre y sin crédito se encontraba antes de partir a la guerra, ya no podía contar con más recursos que su despreocupación, su lanza y una media docena de aventureros tan desalmados y perdidos como su jefe.

Como era natural, los pueblos se resistieron a pagar tributos que a tanta costa hablan redimido; pero el señor puso fuego a sus heredades, a sus alquerías y a sus mieses.

 Entonces apelaron a la justicia del rey; pero el señor se burló de las cartas-leyes de los condes soberanos, las clavó en el postigo de sus torres y colgó a los farautes de una encina.

 Exasperados, y no encontrando otra vía de salvación, por último, se pusieron de acuerdo entre si, se encomendaron a La Divina Providencia y tomaron las armas; pero el señor reunió a sus secuaces, llamó a su ayuda al diablo, se encaramó a su roca y se preparó a la lucha.

 Esta comenzó terrible y sangrienta. Se peleaba con todas armas, en todos sitios y a todas horas, con la espada y el fuego, en la montaña y en la llanura, en el día y durante la noche. Aquello no era pelear para vivir: era vivir para pelear.

 Al caso, triunfó la causa de la justicia, oigan ustedes como:

 Una noche oscura, muy oscura, en que no se oía ni un rumor en la tierra ni brillaba un solo astro en el cielo, los señores de la fortaleza, engreídos por una reciente victoria, se repartían el botín y, ebrios con el vapor de los licores, en mitad de la boca y estruendosa orgía, entonaban sacrílegos cantares en loor de su infernal patrono.

 Como dejo dicho, nada se oía en derredor del castillo, excepto el eco de las blasfemias, que palpitaban perdidas en el sombrío seno de la noche, como palpitan las almas de los condenados envueltas en los pliegues del huracán de los infiernos.

 Ya los descuidados centinelas habían fijado algunas veces sus ojos en la villa, que reposaba silenciosa, y se habían dormido sin temor a una sorpresa, apoyados en el grueso tronco de sus lanzas, cuando he aquí que algunos aldeanos, resueltos a morir y protegidos por la sombra, comenzaron a escalar el enhiesto peñón del Segre, a cuya cima tocaron a punto de medianoche….

ENYA – EL BOSQUE DE LAS HADAS

26 Nov

PAUL MAURIAT – ANÓNIMO VENECIANO.

26 Nov

PAUL MAURIAT – MARIPOSA

26 Nov

LA SUERTE VIENE CON LA BRUJA DE CEHEGÍN.

26 Nov

Jumilla acoge el arte flamenco con la figura de Victoria Cava

25 Nov


 Por Lorena Collados Torres.

 Jumilla se viste de gala este sábado 26 de noviembre para celebrar la “1ª Jornada de Luna Roja y Flamenco”. En ella participará la cantaora Victoria Cava y su cuadro flamenco, compuesto por Carlos Piñana (guitarra), Alberto Núñez (violín), Miguel Ángel Orengo (percusión) y Carmen Cava (coros y palmas) La actuación tendrá lugar a las 19:30 horas en las bodegas de la Finca Omblancas.

 A pesar de la juventud de la ceheginera, Victoria es considerada una de las promesas del arte del flamenco. Entre sus múltiples apariciones artísticas, destaca su Premio como Finalista Internacional en Cantes Flamencos de Málaga en el Festival de Granada Costa en 2010 (Molvízar-Granada), y su participación en la Gala de Apertura del XXXI Festival Internacional de Cante Flamenco de Lo Ferro 2010, después del Pregón del Festival pronunciado por Juan Tomás Frutos,  Director de los Servicios Informativos  de TVE en la Región de Murcia. Además, Victoria es Diplomada en Magisterio Musical, Licenciada en Periodismo, Máster en Técnicas Avanzadas en Comunicación y Doctoranda en la Facultad de Comunicación y Documentación de la Universidad de Murcia.

 Victoria Cava ha recibido una gran formación académica adecuada al cante. La fuerza de su voz y la variedad de registros que ella posee la convierten en una gran artista. No obstante, su presencia en el escenario no deja indiferente. La magia y el duende  que trasmite no se aprenden, sino que van innatos en su persona.

 A la actuación asistirá Alfredo Arrebola, genio de todo aquello que baña el flamenco. El Profesor-Cantaor y Doctor en Filosofía y Letras, así como Premio Nacional de Flamenco de la “Cátedra de Flamencología” de Jerez (1974), entre otros, estará presente en la actuación de Victoria Cava para darle todo su apoyo y corroborar así el talento de la cantaora.

La Peña Flamenca Uva de Oro ha organizado también un amplio programa de actividades que darán comienzo a las 10 de la mañana en Bodegas Omblancas, donde se van a degustar unas gachasmigas. Los actos continuarán con la visita turística en carruajes y caballos por la finca, visita a la bodega con degustación y elaboración de vinos, comida típica jumillana, degustación de dulces típicos de Jumilla.