LOS EGIPCIOS – SOCIEDAD RELIGIÓN Y ARQUITECTURA

22 Nov



Objetivos:

El objetivo principal de la vida de los egipcios era servir a los dioses y al faraón, representante de ellos sobre la Tierra. Esta era la forma de asegurar la prosperidad de todo el pueblo.

Organización:

La sociedad egipcia estaba formada por las siguientes categorías:

El faraón: El rey egipcio o faraón ejercía poder absoluto sobre el estado. Era jefe político, religioso, administrativo, militar y judicial. Se lo consideraba un hombre-dios, vínculo entre los dioses con los humanos.

Funcionarios: Para poder cumplir con sus variadas funciones, el faraón recibía ayuda de numerosos funcionarios que formaban la nobleza egipcia: sacerdotes, oficiales del ejércitos, artesanos especializados y escribas. Estos últimos se encargaban de la escritura, los censos, la contabilidad y la recaudación de impuestos. Los cargos eran generalmente vitalicios y los servicios eran recompensados con tierras libres de impuestos y parte de los botines de guerra.

Campesinos: La base de la pirámide social estaba compuesta por los campesinos. Trabajaban en tareas agrícolas y algunos poseían sus propias tierras. En las épocas en las que no se dedicaban a estas tareas participaban en las obras de riego y construcción de templos, palacios y sepulcros. Otros trabajaban en los palacios del faraón, los nobles y sacerdotes, o formaban parte del ejército.

Esclavos: Algunos de ellos se compraban en el exterior y también se declaraba esclavos a los prisioneros de guerra. Se encargaban de la explotación de las minas y las canteras, realizaban labores serviles y las labores más pesadas en la construcción de obras monumentales, como las pirámides.

Los dioses y el culto funerario:

Los egipcios eran politeístas. Todas las manifestaciones de la naturaleza a las que no le encontraban explicación, así como la vida y la muerte, eran representadas por un dios. Los dioses más importantes eran:

Ra: Dios del Sol.

Osiris: Dios de la vegetación, el Nilo y los muertos.

Isis: Esposa de Osiris.

Horus: Hijo de Osiris e Isis.

El culto funerario era enormemente importante en el pueblo egipcio. El faraón era considerado Horus en vida y Osiris después de muerto. Por ello se construían para ellos inmensas tumbas y se celebraban pomposos funerales. Se momificaba al faraón para conservar su cuerpo.

En el Reino Antiguo se creía que sólo el faraón, sus familiares y funcionarios más importantes accedían a la vida después de la muerte. Pasado el primer período intermedio, se dispuso que todos los habitantes tendrían vida después de la muerte, siempre y cuando superaran un juicio ante Osiris, que les otorgaba ese privilegio sólo si su vida había sido recta y justa. Esta nueva vida sería similar a la anterior pero carecería de sufrimientos y problemas.

Durante un breve período en la época del Reino Nuevo, el faraón impuso la creencia monoteísta en el Disco Solar, denominado Atón, y suprimió los restantes dioses y las creencias en la vida de ultratumba. Se mantuvo sólo hasta su muerte, luego los dioses anteriores volvieron a tener la importancia anterior.

Distintas expresiones culturales:

La arquitectura egipcia es la mayor fuente de material con que cuentan los historiadores. Las construcciones de mayor importancia son los monumentos funerarios, templos y tumbas, dada la gran importancia que los egipcios daban a la vida después de la muerte. Las restantes expresiones del arte, como la escultura y la pintura no fueron tan desarrolladas como la arquitectura y también se realizaban con fines religiosos.

La ciencia era muy avanzada. Los egipcios poseían amplios conocimientos matemáticos, astronómicos y de medicina. En cuanto a la escritura, ésta se basaba en jeroglíficos. Sólo los sacerdotes y escribas poseían este conocimiento.

Arquitectura:

Como parte del culto funerario, los egipcios construían imponentes sepulcros para enterrar a los faraones. Junto al féretro se dejaban numerosos elementos materiales que ayudarían al faraón a llevar una vida de ultratumba confortable y libre de sufrimientos. Las tumbas de los familiares y funcionarios se levantaban alrededor de la del faraón, formando auténticas ciudades, siempre ubicadas en la margen occidental de Nilo.

Se edificaron tres tipos de tumbas diferentes:

Mastabas: Edificios cuadrangulares cuya parte superior tiene forma de pirámide escalonada truncada. Estaba formadas por varias habitaciones y rodeada por otras construcciones y templos. En el centro se ubicaba la cámara funeraria.

Pirámides: Se construyeron en piedra para sepultar a los faraones durante el Reino Antiguo y Medio.

Hipogeos: Durante el Reino Nuevo, las pirámides fueron reemplazadas por tumbas excavadas en la roca, en las laderas del valle de los reyes, cerca de la ciudad de Tebas. Los templos funerarios se construyeron separados de los hipogeos.

Dentro de estos edificios, la habitación principal era la cámara funeraria. Allí se depositaba el sarcófago que contenía el cuerpo embalsamado. Las paredes y otros elementos que se enterraban con el faraón contenían numerosas inscripciones religiosas y grabados, pinturas describiendo la vida del muerto y ritos que asegurarían su mejor vida de ultratumba. En la época correspondiente al Reino Nuevo, los ritos y otras inscripciones se escribían en papiros.

Arte:

Las pinturas y bajorrelieves encontrados en las paredes de las tumbas y en los sarcófagos describen la forma de vida del pueblo egipcio, sus creencias, rituales y especialmente la vida del difunto. Dentro de las cámaras funerarias se ubicaba también la estatua de Ka o doble del muerto, rodeada de ofrendas que podría necesitar en su nueva vida.

Se realizaron grandes esculturas que decoraban las fachadas de los templos: esfinges, torres y obeliscos flanqueaban la entrada de los mismos. Dentro de ellos se encontraron obras de menor tamaño realizadas en metal, piedra y madera. Representan todo tipo de actividades y gran parte de las mismas están coloreadas.

Ciencia:

Los conocimientos astronómicos permitieron a los egipcios fijar un calendario de 365 días, que comenzaba cuando el Sol y la estrella Sirio se ubicaban juntas en el cielo y comenzaba la época de las inundaciones. Más tarde, este calendario fue tomado como base para la creación del calendario actual.

Las nociones de matemática fueron de gran importancia en la construcción de las grandes obras de ingeniería y arquitectura. Utilizaron un sistema de numeración decimal en el que no existía el cero.

Las momificaciones de los muertos sirvieron a los egipcios para acumular numerosos datos a partir de los que desarrollaron su ciencia médica y sus conocimientos de anatomía.

Escritura:

La complejidad de la escritura jeroglífica sólo permitió a pocas personas acceder a ella. Contaba con gran cantidad de signos pictográficos que a su vez poseían distintos significados. Sólo los escribas y los sacerdotes lograban adquirir estos conocimientos que requerían largos años de estudios. Se utilizaba casi exclusivamente en textos religiosos y contables. En las primeras épocas se escribía sobre piedra y más tarde se utilizó el papiro.

Al final de la civilización egipcia la escritura se simplificó y permitió un uso más popular y cotidiano de la misma. A este tipo de escritura se la llamó demótica.

Después de muchos años de análisis, su difícil interpretación se vio favorecida por el descubrimiento, en el año 1822, de la Piedra de Roseta que contenía un mismo texto en jeroglífico, demótico y griego. A partir de ella pudieron descifrarse muchos textos que hasta el momento no habían podido traducirse.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: