El Emperador Amarillo, padre de todos los chinos (Blog “Paseando por la Historia)

8 Nov

Huang Ti, el Emparador Amarillo, habría reinado (según la leyenda) entre el 2697 y el 2597 a.C., nada menos que cien años. A pesar de no haber dejado rastro arqueológico alguno, la tradición considera al Emperador Amarillo como uno de los iniciadores de la civilización china, atribuyéndole posteriormente numerosas leyendas e historias extravagantes. De darles crédito, la civilización china le debería mucho a este mítico gobernante.

 La leyenda dice que fue el inventor de muchas cosas tales como la confección de ropa, el arte de la fabricación de barcos (también del bote de remos) y vehículos terrestres (entre ellos el coche de caballos), la construcción de casas y palacios, el arco y las flechas, el compás, etc. La agricultura y la cría de animales se desarrollaron simultáneamente en los tiempos en que Huang Ti gobernó. También hay fuentes que aseguran que el emperador Huang Ti comenzó la industria de la confección de seda y cultivó la morera (cuyas hojas son el alimento preferido de los gusanos de seda) y el cáñamo. Y fue en su época cuando se inventó la escritura china. Entre otros grandes logros adicionales, se le atribuyen los principios de la medicina tradicional china: el Neijing o Canon Médico del Emperador Amarillo, el más importante libro sobre el trabajo con las energías humanas, que aún es un libro de texto para los estudiantes de medicina tradicional china, que redactó en colaboración con su médico, Qi Bo. Sin embargo, historiadores modernos consideran que fue compilado de fuentes antiguas por un estudioso que vivió entre las dinastías Zhou y Han, más de 2.000 años después.

 Al Clásico de Medicina que hoy conocemos le falta aproximadamente la mitad del texto que tuvo originalmente. La parte perdida es la esotérica, las instrucciones para el trabajo con uno mismo que, no obstante, se ha ido conservando por tradición oral hasta hoy. En lo conservado se halla la primera referencia escrita de la práctica del ejercicio físico, ejecutado lentamente y a conciencia, como método para conservar la salud.

 A Huang Ti también se le atribuye la descripción del uso de las posiciones coitales para prevención y terapia. El clásico La muchacha sencilla (Su Nu Ching) está escrito en forma de diálogos del Emperador Amarillo con Su Nu, la muchacha sencilla, Hsuan Nu, la muchacha misteriosa, y Tsai Nu, la muchacha arco iris, y en él se describen las técnicas taoístas para utilizar la energía sexual con el fin de favorecer la salud y aumentar la longevidad. En lo personal, se dice que el Emperador Amarillo mantenía un harén de más de 1.000 mujeres, con las que practicaba el yoga sexual.

 Huang Ti fue, además, un gran estadista y supo rodearse de ministros de valía e inventiva, como Lun Ling (que inventó los instrumentos musicales), Da Nao (que recolectó los diez Tallos Celestiales y las doce Ramas Terrenales que se combinaban para designar años, meses, días y horas), Tsang Chieh (que inventó los caracteres chinos), Tai Mao y Li Shou (que desarrollaron la numeración sexagesimal y la aritmética correspondiente), etc. Las antiguas escrituras chinas confirman que también fue responsable de la invención de las operaciones militares y de la sistematización del arte de la guerra.

 En el Liu Tao se menciona que Huang Ti “luchó 70 batallas y pacificó el Imperio”. Además, instituyó el sistema feudal de príncipes vasallos (en principio cuatro), cada uno de los cuales tenía originalmente el título de emperador. Por si todo esto fuera poco, su supuesta victoria sobre las otras dos tribus predominantes en aquel momento en las cuencas media y baja del río Amarillo lo convertiría en el propulsor de la primera unificación de la “nación china”. Por todo ello, los chinos se describen a sí mismos frecuentemente como descendientes directos de Huang Ti.

Fuente:
* Gregorio Doval. Breve Historia de la China Milenaria, Ed. Nowtilus, 2011.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: