ACERCA DE LOS REYES MAGOS, SU MAGIA Y SU CONTROVERSIA…

6 Ene

m

n

carta-reyes-magos-6Reyes_Magosreyesmagos

Visto lo visto y, leído diversas publicaciones y opiniones varias, incluidos puntos de vista muy personales – unos más abiertos y otros cerrados a la realidad del mundo – así como absurdos pretextos atribuidos a creencias varias – bien sean de índole religiosa o política sin base – he pensado que yo también podría opinar sobre la verdadera “Magia de los Reyes Magos” – o en su defecto – la conmemoración durante siglos, de un acto que encierra en si mismo, la propia actitud del hombre ante el deseo de crear ilusiones tan necesarias en un mundo descafeinado.

¡No se puede jugar con la ilusión de los niños! Y menos aún, con las diferentes posturas o creencias de cada persona, independientemente de su sexo, edad o condición social. ¡No se puede romper una estampa dos veces milenaria! Ni mucho menos, anteponiendo colores o ideales políticos como herramienta, para atentar contra esa magia tan esperada por niños y adultos en toda su magnitud.

Tampoco se trata de engañarles, ni mucho menos, pues sabido es que, la inmensa mayoría de ellos, conoce a los verdaderos Reyes con los que conviven. Sus padres.

La mente – señoras y señores que os empeñáis en romper la magia – necesita y busca constantemente, estímulos que le aporten motivación, ilusión, alegría y, por supuesto, magia. Dudo que estos elementos estén instalados en vuestras mentes.

La magia existe, y existe de verdad en todas sus formas, modos, espacios, elementos o fiestas. Pues si los Reyes Magos son mentira, también lo es el carnaval, la Semana Santa, la Noche de San Juan, la noche de Halloween, los Moros y Cristianos, las Fallas, el Entierro de la Sardina, la Feria de Abril, la Virgen del Rocío, el día de la Constitución, el del Corpus, el del Cáncer, el día de la Mujer, el de las Fuerzas Armadas, el Ramadán y, hasta los domingos. Pero también es mentira – y más que nunca – la política.

Sí, me reafirmo, porque no se puede tolerar que se utilice la política de cualquier índole o color, para manejar, tergiversar o destruir, legados milenarios de la magnitud de los Reyes Magos, arrastrando a los más pequeños, a lo más profundo del abismo social que estáis creando, ya que vuestra misión es gestionar algo que se os ha encomendado por un país entero, pero en lugar de eso, entonces…os ponéis a jugar como niños….”yo te quito, yo te pongo, ya no juego, esto ya no vale, ahora jugamos con mis fichas, ahora me enfado y no os hablo, os voy a romper vuestras cosas pero no voy a poner otras – por que no se, claro – ahora voy a buscar amigos que me apoyen y a formar una banda de barrio bajero, y por supuesto, voy a lapidar lo que me de la gana.

¡O sea! Que vosotros tenéis playa y los niños no, vosotros si podéis crear vuestras ilusiones a costa nuestra, y nuestros hijos y nietos no, y si son católicos no tienen derecho a nada, como castigo por ser niños a los que aún no les habéis dado tiempo para que puedan elegir, pero vosotros si, claro, a jugar con vuestros ciudadanos, con vuestros reyes y con el esfuerzo y la memoria de vuestros propios padres y abuelos – que a buen seguro – sudaron gotas de sangre para que los “Reyes Magos” pasaran por vuestra casa. ¡Desagradecidos!

Quiero dejar muy claro, ante todo, que esta reflexión, no está condicionada por ningún signo político ni religioso, sino por algo que lamentablemente escasea en vuestras mentes – para aludidos, claro – y que se llama, ¡Sentido común!

Para cerrar esta manifestación de llamamiento a la cordura y al sentido común, os quiero recordar algo que está delante de vuestras propias narices, os guste o no, ya que pienso que según vuestras creencias o no creencias, no deberíais asistir a ninguna fiesta o celebración allá donde esté o se celebre, dado, a que prácticamente el 100 x 100 de las fiestas, se hacen bajo la advocación de algún santo o patrón.

Y termino diciendo, que la magia existe si tú quieres que exista, porque los hombres hacen, lo que los hombres quieren, muy lejos, naturalmente, de cualquier color, signo o religión, más bien, como padres, hermanos o amigos.

“Amigos…qué palabra tan corta para tan largo significado”, ya ves, de esos, ya no les quedan a los “Reyes Magos”.

Os deseo un buen año a todos y a todas.

Francisco Ortega Bustamante      6 – 1 – 2016

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: