Archivo | junio, 2016

LAS MEJORES PELICULAS DE BUD SPENCER (Blog, AdictaMente) GALERIA.

28 Jun

Su auténtico nombre era Carlo Perdersoli, pero pasará a la posteridad como Bud Spencer. Fue un mito para toda una generación que creció viendo las películas que protagonizó junto a Terence Hill, que tampoco se llamaba así, ya que su verdadeor nombre era Mario Girotti.

Con motivo del fallecimiento del entrañable actor italiano, le rendimos este merecido homenaje, repasando algunas de sus mejores filmes.

 

En plena forma

Antes de convertirse en actor, Carlo fue un destacado atleta. Conquistó en siete ocasiones el título de campeón italiano de natación en la modalidad de 100 metros libres. Y participó en las olimpiadas de Helsinki, Melbourne y Roma.

Aníbal (1960)


Bud veló sus primeras armas como actor con un pequeño papel en Aníbal, un peplum italiano sobre el mítico conquistador cartaginés, protagonizado por Victor Mature. Curiosamente, en ess película también aparecía un jovencísimo Terence Hill, aunque ambos actores aún no compartían plano.

Tú perdonas y yo no (1967)


Unos años antes de Trinity, Bud y Terence formaron pareja en este spaguetti western “serio”. Vagamente inspirado en una fábula de Plutarco, sus personajes representaban arquetipos animales. El de Terence, llamado Cat, tenía la agilidad de un felino. Y el de Bud, recordaba a un perro de presa pachón.

El éxito del filme propició una secuela llamada La colina de las botas. Los dos actores estaban a un paso del éxito total, pero aún no habían encontrado la fórmula que les haría mundialmente famosos.

 

4 moscas sobre terciopelo gris (1970)

Unos meses antes de rodar Le llamaban Trinity, Bud Spencer fue uno de los protagonistas de este giallo dirigido por Dario Argento, el gran maestro del cine de terror italiano.

 

Mi nombre es Trinity (1970)

La película que encumbró a la pareja formada por Terence Hill y Bud Spencer a las cimas del éxito. Un western en clave de comedia, todo lo chusco que se quiera, pero absolutamente divertido.

Los calzoncillos largos y repletos de mugre que lucían ambos actores, y los sonoros mamporros que propinaban a sus rivales, son ya historia del cine popular.

 

Más fuerte muchachos (1972)


Probablemente, esta sea la mejor película del dúo Hill-Spencer. En esta ocasión cambiaban las praderas del far west, por las selvas colombianas. Pero la fórmula de humor más violencia ligth, seguía intacta.

 

El soldado de fortuna (1976)


Deliciosa farsa histórica dirigida por Pasqueale Festa Campanile, a medio camino entre el cine de aventuras y la comedia desmitificadora.

Bud interpreta a Ettore Fieramosca, un mercenario italiano que combate contra los franceses, a las órdenes del gran Capitán Gonzalo de Córdoba.

 

Hijos del viento (2000)

Desconocida, pero interesantísima película sobre Hernán Cortés y la conquista de México.

Anuncios

¿Y TU TE QUEJAS DE TU TRABAJO? (Blog, AdictaMente) – GALERIA.

28 Jun

Imagen

CASI MEDIO SIGLO…¿LES CONOCES?

28 Jun

BLOG

BICICLETAS DE INTERNET…

28 Jun

312

EL AGUILA DE SANGRE ¿Mito o realidad? (Blog Paseando por la Historia)

28 Jun

En los últimos 50 años, la historia de los vikingos ha pasado por varias revisiones que han atenuado su violenta fama. Antes de esto, la historia los presentaba como bárbaros que asesinaban y destruían otros pueblos. La fama de los vikingos empezó a cambiar cuando Peter Sawyer publicó, en 1962, el libro The Age of Vikings, en el que redime al pueblo vikingo.

 

Las conquistas de los nórdicos son bien reconocidas -navegaron hasta el continente americano e incluso hay quien los señala como agentes que impulsaron la economía-. En realidad, los vikingos construyeron una civilización, tenían granjas y eran grandes maestros trabajando el metal, aunque no dejaban de ser enemigos imparables y codiciosos. ¿Cómo acabaron ideando una tortura tan brutal como el Águila de Sangre?

El Águila de Sangre era un método de tortura y ejecución mencionado en algunas sagas nórdicas. Consistía en practicar una o dos incisiones en la espalda de la víctima viva, para partir y sacar las costillas y extraer los pulmones a través del orificio, de forma que quedaban colgantes en la espalda como unas alas sangrantes. Algunos aseguran que las heridas se cubrían con sal para hacer más doloroso aún el trance.

Esta tortura la encontramos en la saga Orkneyinga, en la Knútsdrápa, o en la más conocida Crónica Anglosajona. Algunas de sus víctimas habrían sido Edmundo el Mártir rey de Anglia oriental, Halfdan Hárfagri de Noruega o el conocidísimo rey Aelle de Northumbria.

 

Representación del ‘Águila de Sangre’

La autenticidad y veracidad de esta práctica ha sido muy cuestionada por historiadores y expertos lingüistas, ya que a día de hoy no existen evidencias arqueológicas que sustenten la práctica del Águila de Sangre. Todo lo que tenemos sobre esta tortura proviene de las sagas que beben, en su mayoría, de la tradición oral que pasó durante siglos de boca en boca y que lo que buscaba era ensalzar las figuras heroicas del ideario escandinavo.

Según la Crónica Anglosajona del año 867, el rey Aelle de Northumbria moriría a manos de Ivar el Deshuesado, quien le aplicó esta tortura. La leyenda que ha llegado hasta nuestros días cuenta cómo Aelle acabó con el rey vikingo Ragnar Lodbrok al arrojarlo a un pozo lleno de serpientes venenosas, negándole así el honor de morir en combate y, por lo tanto, de entrar en el Valhalla. Esto provocó la ira de los hijos de Ragnar, quienes pondrían rumbo a Inglaterra, donde Ivar el Deshuesado vengaría la muerte de su padre practicándo a Aelle el Águila de Sangre.

Los escaldos escandinavos utilizaban figuras literarias muy rebuscadas llamadas kennings, que servían para ensalzar hechos banales o poco atractivos. Esta forma de narrar era conocida por los vikingos. Sin embargo, con el tiempo las historias pasaron de generación en generación y de boca en boca, los vikingos se cristianizaron y olvidaron el arte de la escáldica y los significados de estas metáforas. Transcripciones y malas traducciones derivaron en un mito que, según muestran los análisis históricos, tiene pocos visos de ser real. El mito se propagó y todos dieron por sentado que el Águila de Sangre fue una práctica habitual de los vikingos.

 

Piedra rúnica Stora Hammars I. Gotland (Suecia)

 

Algunos historiadores han querido ver en la piedra rúnica Stora Hammars I hallada en Gotland (Suecia) la imagen de un Águila de Sangre en proceso. En la piedra podemos ver a un hombre boca abajo y a otro hombre sobre él con algún tipo de objeto punzante que, presumiblemente, podría haber utilizado sobre su espalda. Sin embargo, sabemos que los vikingos aunque sí sacrificaban humanos no tenían por norma torturalos antes. Los sacrificios eran limpios y generalmente se practicaban con esclavos.

Fuentes:
* https://thevalkyriesvigil.com/2013/11/15/el-aguila-de-sangre-o-aguila-sangrienta
* http://marcianosmx.com/aguila-de-sangre-vikingos

RAY CONNIF – BESAME MUCHO

21 Jun

EL BOLERO DE RAVEL…MUSICA DEL ALMA

21 Jun