LA NOCHE DE SAN JUAN EN CEHEGÍN – RITUALES.

21 Jun

Las luces y las sombras impregnadas de misterio y magia en la noche más corta del año, han querido dejarnos a lo largo de los tiempos, una maravillosa estela, en un lugar que ostenta un marco incomparable para celebrar y vivir todo tipo de tradiciones como la que en esta noche nos envuelve.

El solsticio de verano, abre esas inmensas puertas cósmicas, dejando fluir hacia nosotros y todo lo que nos rodea, todas sus energías, para que aprovechando este oportuno instante, podamos realizar nuestros rituales de propósito y petición envueltos en un ambiente de unión, enfocado por todos, a ese deseo de renovación y mejora de los diferentes estados en cada uno, consiguiendo en torno a la hoguera, quemar todo el lastre negativo arrastrado desde nuestro pasado más reciente, mejorando nuestras perspectivas en estado puro, al depositar de nuevo en la hoguera, nuestras peticiones de aquéllos deseos tan necesarios y esperanzadores para el siguiente año “Sanjuanero”.

Que la voluntad, la fe y las esperanzas que ponemos en esta bonita fiesta de celebración y petición, haga cumplidos todos nuestros deseos.

RITUAL PARA UNO O MÁS DESEOS, EN LA NOCHE DE SAN JUAN CEHEGINERA, AL FILO DE LA MEDIA NOCHE ENTRE EL 23 AL 24 DE JUNIO

Los deseos se pedirán por escrito juntos o separados y, cuantos queramos de ellos.

Prendida la hoguera en lugar seguro, (puede ser sustituida por una vela blanca o cera virgen), escribiremos en un papel ya ritualizado o bendecido, aquéllos deseos negativos que queramos hacer desaparecer de nuestras vidas y, junto a la hoguera, nos santiguamos con el papel o saltamos sobre el fuego purificador en forma de cruz para quemarlo, pidiendo a Dios que todo lo malo y todo lo negativo nos abandone y se marche de nosotros, (haciendo esta petición mentalmente hasta tres veces).

A continuación, haremos lo mismo con otro papel que reuniendo las mismas condiciones, porte nuestros deseos positivos para el próximo año “SANJUANERO”: Señor, concédeme lo que te pido, para mi bien y el de los míos y, que todo lo positivo, me llegue, me inunde y me proteja. Pasando de nuevo sobre el fuego, (haciendo nuestra petición en pensamiento hasta tres veces).

Francisco Ortega Bustamante.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: