Archivo | diciembre, 2016

LA MAGDALENA ILUSTRADA DE CEHEGÍN…¿TEMPLARIA?

30 Dic

magdalena-cehegin

Junto a la Magdalena Templaria, en la sacristía de la iglesia correspondiente de Cehegín.

Foto de Juan García Sandoval (2-3-14)

La Magdalena Ilustrada de Cehegín

La Magdalena de Cehegín, así como los enclaves murcianos de Santa María de Gracia la Real (actual San Juan de Dios) y Santa Catalina, además de Caravaca, fueron ubicaciones templarias en los primeros momentos de la Reconquista, allá por los medios del siglo XIII. Existen otros restos de huellas templarias por la Región, que los eruditos saben.

Pero ahora me interesa esta Magdalena de Cehegín. Milagrosamente, se conserva, en madera muy ajada y vieja, agrisada y casi desfigurada, una efigie gótica de Santa María Magdalena. Y, cosa curiosa, porta en la mano un libro, que aprieta contra su costado.

01

Una Magdalena sabia no concuerda mucho con el Canon. ¿Predicó la Magdalena? ¿Era ilustrada? Para una sociedad machista en profundidad como la judía, poner a una mujer al mismo nivel que los discípulos de Jesús, era demasiado atrevido. Y no lo olvidemos, Jesús y los suyos –sobre todo san Pablo– eran judíos.

Que la Magdalena fue algo más que una prostituta perdonada y aceptada, acaso vergonzantemente, en el círculo de Jesús, parece claro. Con todo, la farsa ideada por Dan Brown en el sentido de llevar la descendencia jesusina de Magdalena a los Merovingios francos es fantasía pura, novelesca.

Pero que los templarios, oscuros animadores de la unión de las tres religiones, hicieron de la Magdalena algo que siglos más tarde el Concilio de Trento desbarataría, es asunto igual de claro que lo anterior.

240620131244591

La imagen de la Magdalena es traída por el Temple. Es una joya a la que no hay que tocar. Se conserva en la sacristía de la Magdalena de Cehegín, y lo que sí se podría hacer es una reconstrucción virtual, para que todos la viésemos y apreciásemos qué cosa creían de la Magdalena los templarios, y muchos cristianos antes de Trento.

La Bailía Templaria de Caravaca, Cehegín y Bullas fue efímera. Llegaba en 1266 y se disolvía la orden en 1314, casi tan sólo cuarenta años más tarde, tras el inicuo juicio que el Rey de Francia y el papa hicieron para despojar a la Orden de sus riquezas. Aún circulan leyendas de tesoros escondidos por el Sur de Francia…

240620131245042

Trento aunó las tres Magdalenas, la que lava los pies al Maestro, la hermana de Marta y de Lázaro y la que es librada de inmediata lapidación por las palabras de Jesús: “Aquél de vosotros que esté libre de pecado, que arroje la primera piedra”. Y consagró a la Magdalena penitente.

En el Museo de Bellas Artes de Murcia (MUBAM) tenemos una sensualísima Magdalena Penitente, obra del mazarronero decimonónico Domingo Valdivieso.

Una Magdalena bien distinta de ésta de Cehegín, que habla de una Magdalena más cercana a la Santa Catalina de Alejandría, nombre que adjudican los templarios en Murcia a la mezquita que ocupan.

Parece clara la intención templaria de analogar a la sabia Santa Catalina, cuyo distintivo de mártir, aparte de la rueda de aspas, es un libro, con esta Magdalena, igualmente letrada.

santa-maria-magdalena

El Temple dejó en Cehegín clara muestra de una Magdalena de nivel intelectual superior a la prostituta penitente de Trento.

A Dan Brown se le escapó un capítulo ceheginero en su novela. ¿Alguien se atreve a escribirlo?

Publicado 3rd March 2014 por Santiago Delgado

Imagen

REFLEXIONES…

30 Dic

hay-muchas-veces-en-la-vida

LOS SUEÑOS – CONOCIMIENTOS Y SIGNIFICADOS – PRESENCIAS O MANIFESTACIONES ESPIRITUALES.

30 Dic

(Nos hacen ver en cualquiera de las etapas o estados del sueño y, según nuestros estados de conciencia, algún tipo de ente o presencia no física, que pudiera ser real o no).

Hay veces que ciertos estados alterados de conciencia, nos pueden ver o hacer fabricar de alguna manera estados similares pero no reales, dado a que a veces, los propios hábitos de vida, las condiciones y calidad de nuestros pensamientos, miedos o fobias, son capaces de conducirnos de una forma más propensa, a ver o presenciar este tipo de fenomenología, engañandonos nosotros mismos y acrecentando nuestros miedos e inseguridades.

Las verdaderas y reales presencias espirituales o manifestaciones fantasmagóricas, pero menos frecuentes, se dan en determinados casos y determinadas circunstancias motivadas también por nuestros estados, pero en diferentes “frecuencias”, (por llamarlo de otra forma).

El alma, una vez que ya abandona el cuerpo físico, pasa a ser lo que siempre ha sido y seguirá siendo. Energía. Ya que esta ni se destruye, tan sólo adquiere una forma muy común y natural, aunque no visible, de deambular por cualquier lugar de la Orbe Universal, lugar de donde en realidad todo procede.

De ahí, que en muchas de las fotos que hacemos, generalmente nocturnas, aparezcan esos circulitos blancos en su mayoría, llamados “Orbs”, pero con diferentes tamaños, ya que es la forma circular la más aerodinámica para desplazarse como lo hacen todas las estrellas y planetas del universo, los veamos o no.

Para el alma, no existe ni el espacio ni el tiempo, con lo cual, puede desplazarse en fracciones de segundo miles de kilómetros, así, como aparecer en dos lugares a esa distancia casi al unísono, cosa que también ocurre en vida durante el sueño con “el viaje astral”.

Es por tanto, que el alma no es materia, viene a ser algo etéreo no tangible y, por lo tanto, no la podemos tocar aunque la tengamos ante nosotros en forma de aparición espiritual casi humana, ya que es una manifestación del ser, que atiende a unas normas propias de la necesidad de aferrarse a lo terrenal antes de pasar a un plano superior, a veces, durante siglos.

La energía de nuestros seres ya fallecidos, o de otras familias anteriores en varias generaciones, son motivo de muchos de estos fenómenos que se producen sin nosotros desearlo ni esperarlo.

Es precisamente esa impregnación acumulada en los lugares, la que hace un uso de la energía de los habitáculos en que vivimos o trabajamos, para manifectarse a veces, en esas diferentes forma que se asemejan a un cuerpo humano, pero nunca completo ya que no es real, haciendo bajar considerablemente la temperatura del lugar al absorber mucha más energía necesaria para este tipo de manifestación, a veces con mensaje o no, pero sin olvidarnos, que no es física y por lo tanto no la podemos tocar, como si fuera humo, es entonces cuando deberíamos comprender, que si nosotros no podemos tocarla como si fuera el humo de un cigarrillo…ella, tampoco nos puede tocar a nosotros y, por lo tanto no nos pueden hacer nada, salvo que perdamos nuestro propio control por el pánico, creando en nosotros un estado alterado de conciencia, que nos puede llevar a hacernos daño por huir de nada.

Existe mucho material fotográfico y documentación acerca de este tipo de fenómenos, que demuestran su veracidad y, que en próximas ocasiones, no solo ampliaremos este tema, sino que también lo acompañaremos con algún tetimonio fotográfico.

 

Francisco Ortega Bustamante.

RITUALES Y SUPERSTICCIONES PARA NOCHE VIEJA.

30 Dic

rituales15856552628_43ebdb10dd_b14503753755006feliz-anonuevo-2014bmaxresdefaultnochevieja2

Hay para todos los gustos: los que se ponen ropa interior amarilla y suben y bajan escaleras; los que se aferran a una maleta y comen uvas o lentejas.

Tradiciones y cábalas para celebrar el nuevo año han existido en todas las culturas y tiempos y aquí te las contamos:

¿Ropa interior al revés o amarilla? ¿Uvas, corvina o lentejas? Hay cábalas para todos los gustos y, aunque muchos digan que es una tontería, llegadas las 12, más de alguien salta con el pie derecho, aparece con maletas o se pone a subir y bajar escaleras como loco.

La tradición de Nochevieja y Año Nuevo es casi tan antigua como la humanidad, pero cambia de fechas y modo de celebrarla de acuerdo a los diferentes tiempos y culturas.

Lo que siempre se mantiene intacto es el espíritu de celebración de los hombres y la esperanza de que el próximo año será mejor.

Desde la antigüedad… La celebración del Año Nuevo es una de las más antiguas y universales de las festividades. Hace aproximadamente 4.000 años atrás, los babilonios fueron los primeros en convertir el Año Nuevo en un ciclo festivo que duraba 11 días y que se celebraba al comienzo de la primavera.

Los egipcios celebraban el fin del año con el comienzo de la crecida del río Nilo y la preparación de las tierras para la siembra, mientras que los romanos también hacían coincidir la celebración con la llegada de la primavera y lo festejaban el 25 de marzo.

Pero fue el emperador Julio César el que cambió la fecha al primero de enero, primer día del mes dedicado al Dios Jano. Esto fue confirmado en las adaptaciones que hizo el Papa Gregorio XIII, y es el calendario que rige en nuestros días.

La primera celebración del Año Nuevo en Chile ocurrió en 1671, cuando los Jesuitas levantaron una campana en lo alto de la Iglesia de la Compañía, que a la medianoche comenzó a anunciar el ciclo naciente.

En Santiago, celebrar el fin de año era una oportunidad para que, al igual que en la Navidad, las familias de diferentes clases sociales compartieran y lucieran los trajes adquiridos especialmente para la ocasión.

Uno de los puntos de reunión era la Alameda de las Delicias, lugar en el que se realizaban fondas que comenzaban en Navidad y duraban hasta enero. Estas ramadas ocupaban todo el sector de la Estación Central y por la noche se sentía un fuerte olor a pólvora por la gran cantidad de fuegos artificiales que se disparaban.

“Las doce” eran marcadas por el cañonazo en el Cerro Santa Lucía y por las campanas de las iglesias.

Algunas cábalas de año nuevo:

La noche que nos traspasa al siguiente año está llena de cábalas y supersticiones que tienen que ver con buenos augurios para el año que comienza.

En Chile, la mayoría de las supersticiones que se llevan a la práctica la noche del 31 de diciembre fueron introducidas por los colonizadores españoles y se arraigaron con más fuerza en la ciudad que en los sectores rurales. Las cábalas que más se realizan son:

La tradición de las 12 uvas: en el sitio que ocupa cada comensal se coloca previamente un pequeño frutero con 12 uvas y, de acuerdo con el ritual, se debe comer una uva por cada una de las 12 campanadas del reloj. Idealmente seis verdes y seis moradas. De esta forma, los anhelos y aspiraciones se hacen realidad… por lo menos eso dicen.

Sentarse y volverse a parar con cada una de las doce campanadas: trae matrimonio.

Recibir el año nuevo con dinero dentro de los zapatos: trae prosperidad económica.

Para tener mucha ropa nueva: la noche del 31 debes usar la ropa interior al revés.

Poner un anillo de oro en la copa de champaña con la que se hará el brindis: te asegurarás que no falte el dinero (ojo con tragártelo).

Cocinar una corvina sin quitarle las escamas: para asegurarse un buen pasar económico (quien la coma tendrá tanta plata como escamas haya comido).

Encender velas de colores: las azules traen la paz; las amarillas, abundancia; las rojas, pasión; las verdes, salud; las blancas, claridad, y las naranjas, inteligencia.

Repetir en voz alta o mentalmente la frase “Voy a ser feliz este año” junto a los doce campanadas.

Si se sale a la calle, tratar que la primera persona que se vea sea joven, ya que mientras menor sea, mayor será la felicidad.

Sacar las maletas a la puerta de la casa para tener muchos viajes el año que comienza. Mejor aún es dar la vuelta a la manzana arrastrando las maletas.

Usar ropa interior amarilla la noche de fin de año, para asegurar felicidad y buenos momentos. Mejor usarla por el revés y cambiarla al derecho después de medianoche. Mucho mejor si los calzones son regalados.

Comer una cucharada de lentejas (cocidas) dentro de los primeros minutos del nuevo año para tener prosperidad.

Lavarse las manos con champaña y azúcar: para tener dinero. A las 12 de la noche, se meten las manos a una fuente con azúcar. Luego se lavan con champaña.

Repartir espigas de trigo, símbolo de la abundancia. Lo ideal es repartirlas entre todos los asistentes (que todos tengan en las manos la medianoche) y también esparcirlas por la casa.

Quemar al muñeco “viejo”: para desprenderse de las cosas malas del año que termina. Es necesario hacer un muñeco con la ropa vieja. Si se quiere, se le puede poner en el bolsillo una lista con todas las cosas malas del año que quieren eliminarse. Se debe poner en un lugar sin riesgos de incendio. A medianoche se le prende fuego.

La conocida astróloga Nena Borrero recomienda, como una costumbre sabia y sana, ocupar algunos momentos del último día del año que se va, limpiando y ordenando la casa, pues el estado del lugar en que vives reflejará el desarrollo de tu vida el año que comienza. “Entre más limpia, ordenada y radiante, mejor será tu vida”, recomienda en su sitio Web.

También propone encender velas blancas, rojas y verdes y dejarlas encendidas, en un lugar a prueba de incendios, hasta que se consuman por completo. Deben estar encendidas a la medianoche. Estas velas representan amor, armonía, salud y prosperidad para el año.

Básico, en todo caso, es tener fe en lo que estás haciendo. Y para terminar, sugiere rezar a medianoche, “por ti mismo, por tus seres queridos, por la humanidad, por el planeta y el universo entero, y que des las gracias por todos los dones que recibiste durante el año que se acaba”.

Nadie se queda atrás al momento de preparar la celebración… y no importa en que parte del mundo se encuentre.

El pavo relleno, el ponche a la romana y un baile que comienza después del abrazo de medianoche son ingredientes infaltables, y los tradicionales fuegos artificiales siempre son los protagonistas de cada una de las bienvenidas al nuevo año. Así es en Chile… pero ¿qué se hace en otros países?

En Venezuela:

Es costumbre en este país, preparar “hallaca” para la cena, una especie de humita, bastante grande, rellena de condimentos y otras especies, que se regala a los amigos durante la noche de Año Nuevo. Se supone que con esto se reafirma la amistad y se desea buena suerte para el año que viene.

En Brasil:

En este país se práctica una religión llamada Umbanda, una mezcla de ritos africanos, que se centra en la fiesta de Lemanja. Las playas se llenan de gente y cantos religiosos. Los que viven retirados viajan a la costa para realizar ofrendas al mar, y la gente viste trajes de colores distintos cada año según el santo que gobernará durante la nueva etapa. Bailan, cantan y rezan.

En Colombia :

Se usa armar un muñeco con la ropa vieja de la que tú, tus amigos o tu familia quieran desprenderse. Poner en alguno de los bolsillos todas las cosas malas de este año, que quieres que “se quemen”.

Ubicar al muñeco en un lugar que no tenga riesgo de incendio y prenderle fuego a medianoche.

En Bahamas:

Se realiza la fiesta del Junkanoo, que se remonta a los siglos XVI o XVII, en honor a John Canoe, un propietario de plantaciones muy bondadoso que permitía a sus esclavos tomarse algunos días para Navidad.

Hoy en día, se celebra con un gran desfile muy organizado, con disfraces muy sofisticados y mucha música. También se ven bailarines enmascarados con trajes coloridos y luminosos. Los participantes eligen un tema, por grupos, y confeccionan sus trajes en base a éste.

En Alemania:

En este país se lleva a cabo el “Bleiglessen”, una ceremonia o ritual, que consiste en develar los misterios del futuro con una barra de plomo. La cosa es más o menos así: se pasa el plomo por una soldadura, se funde hasta que se haga agua y las gotas se vierten en un vaso. El plomo líquido se solidifica nuevamente y adopta formas extrañas que predicen lo que depara el futuro.

En Escocia:

Los escoceses festejan con el “Hogmanay”. Se trata de buscar un barril de madera, al cual se le prende fuego y se lo pone a rodar por las calles. Según la tradición, es para permitir el paso del nuevo año.

En Rumania

En este país las mujeres solteras suelen caminar hacia un pozo, encender una vela y mirar hacia abajo. El reflejo de la llama dibujará en las oscuras profundidades del agua el rostro de su futuro esposo. Las que se quedan en sus casas toman una rama de albahaca y la colocan bajo la almohada: el sueño de esa noche tendrá como protagonista al hombre que las espera.

EL BELÉN DE NUESTRO AYUNTAMIENTO VUELVE A OCUPAR SU SITIO Y TRADICIÓN, AUNQUE PRIVADO DE LA BURRICA Y EL BUEY QUE HACEN EL CONJUNTO REPRESENTATIVO DEL NACIMIENTO – FOTOS.

30 Dic

dscn1340dscn1341dscn1342

CEHEGÍN, LO MIRES COMO LO MIRES – GALERÍA.

28 Dic

dscn1168dscn1169dscn1171dscn1174dscn1176dscn1177dscn1180dscn1181dscn1184dscn1191dscn1192dscn1193dscn1194dscn1195dscn1196dscn1197dscn1198dscn1199dscn1200dscn1201dscn1203dscn1204dscn1205dscn1208dscn1210dscn1211

ASOMADOS A CEHEGÍN…RECUERDOS Y PERSONAJES…MOMENTOS, PINCELADAS Y ALGO MÁGICO. FOB. 22 – 12 – 2016

22 Dic

Disfrutar de algo nuevo y diferente para estos días tan entrañables, y si os gusta, compartirlo con familiares y amigos…..¡Va por ustedes!

La invención de reliquias en los primeros siglos del cristianismo (Blog, Paseando por la Historia)

20 Dic

Mano de San Juan Crisóstomo

El culto a las reliquias no existía en los primeros años de la era cristiana, sino que apareció en el siglo IV. Después de la cristianización del Imperio Romano se convirtió en un elemento constitutivo de la nueva religión. Sin embargo, sólo está documentada la existencia de un número muy pequeño de tumbas “santas”, lo que explica los descubrimientos “milagrosos” ocurridos en primer lugar en las provincias orientales del Imperio, para satisfacer las necesidades del culto. No obstante no aparecieron reliquias en cualquier momento o lugar, por lo que para comprender mejor este fenómeno hay que examinar los diferentes casos en su contexto histórico.

Según se lee en los Hechos de los Apóstoles (8:2) “los hombres piadosos llevaron a Esteban a su entierro e hicieron gran llanto sobre él”. Esta frase resume adecuadamente el destino reservado a los primeros mártires. Los fieles consideran que es un deber recoger los cadáveres y enterrarlos con dignidad.

Sin embargo, las cosas cambiaron con el tiempo y se organizó algún tipo de culto comunitario entre los cristianos. A mediados del siglo III, iglesias como la de Cartago y Roma comenzaron a desarrollar listas completas de los aniversarios de los martirios con el fin de conmemorarlos. A principios del siglo IV, en su libro sobre los mártires de Palestina, Eusebio de Cesarea escribió por primera vez que “Pamphilius y sus compañeros recibieron un funeral conveniente y, como era costumbre, fueron enterrados”. Sin embargo, en una segunda edición del texto podemos leer que “fueron colocados en las casas santas de oración, para un recuerdo imperecedero, para ser honrados por el pueblo de Dios”.

Cabeza de Santa Catalina de Siena

De hecho, a partir del año 313 empezaron a surgir por todas partes lugares de devoción. No sólo en torno a las tumbas de los mártires, sino también a las tumbas de los patriarcas y profetas del Antiguo Testamento, así como a los lugares santificados por la presencia de Cristo. Pero de muy pocos de estos lugares se conocía su ubicación, por lo que se hizo necesario explorar catacumbas y cementerios para localizar a los mártires y erigir templos. La mayoría de las veces estos descubrimientos se producían de manera “milagrosa” o después de una revelación divina.

Los primeros descubrimientos de este tipo se produjeron en el siglo IV, principalmente en Jerusalén y los Santos Lugares. Por ejemplo, la primera mención que se conoce es precisamente el informe de Eusebio de Cesarea sobre la tumba de Cristo, la cual reclama como monumento sagrado para la veneración de los fieles y que se encontraba oculta bajo un templo pagano.

En el año 379, el entonces obispo de Constantinopla, Nacianceno, cuenta cómo una mujer cristiana había ocultado en su casa el cuerpo del mártir Cipriano durante las persecuciones, y cómo fue encontrado gracias a una revelación divina.

En el año 384 tenemos el testimonio de la peregrina Egeria, que se refiere al descubrimiento de la tumba de Job en Arabia. Alguien le explicó que un anacoreta había visto el lugar en una revelación. Informado el obispo realizaron excavaciones encontrando una cueva y, dentro de la cueva, una tumba en la que se leía el nombre de Job. A continuación construyeron una iglesia cuyo altar fue situado justo encima de la tumba. Este es el patrón estándar para la invención de las reliquias.

En el año 386 el obispo Ambrosio construyó una iglesia en un cementerio a las afueras de Milán y los fieles querían que fuese consagrada como depósito de reliquias, tal y como se había hecho anteriormente en Roma. El obispo tuvo de repente una especie de inspiración y ordenó excavar el suelo, encontrando los restos de dos personas, de las que se dijo que eran los mártires Gervasio y Protasio. Las supuestas reliquias fueron enterradas bajo el altar y se procedió a la consagración de la nueva basílica. Al igual que ocurrió con la tumba de Cristo, este descubrimiento fue consecuencia de una explícita necesidad de buscar y encontrar, cuyo objetivo sería atraer la devoción popular hacia las reliquias de santos bajo el control de la Iglesia.

En el año 401, el Concilio de Cartago ordena la destrucción de los altares erigidos en las tumbas de los mártires descubiertas por supuestas revelaciones divinas ya que no se podía constatar su veracidad. Pero las cosas cambiaron e incluso algunas personas al principio reticentes, como San Agustín, se convirtieron en orquestadores del culto a las reliquias.

Cabeza de San Cándido

El ejemplo de Milán muestra también la naturaleza política de estos descubrimientos asombrosos. Aquí, el hallazgo se produjo inmediatamente después de un conflicto entre Ambrosio y el tribunal de Milán, por su negativa a la construcción de una iglesia para los arrianos, exigida por la madre del emperador Valentiniano II. Así, con el descubrimiento de Gervasio y Protasio, Ambrosio podía demostrar que Dios estaba de su parte.

Las invenciones de reliquias servían para apoyar y fortalecer la cristianización del Imperio. Muchas veces se producían en torno a elementos naturales como árboles, manantiales, montañas o cuevas, casi siempre lugares sagrados del paganismo. Así, el centurión Cornelio fue descubierto cerca de un templo de Zeus en ruinas, mientras que la iglesia de San Jorge de Esdras fue erigida después de una aparición del santo sobre un antiguo templo.

Es curioso que la mayoría de las reliquias aparecían en grandes obispados y patriarcados los cuales eran también grandes ciudades, asientos de la autoridad civil o residencias imperiales. Generalmente había algún obispo mezclado en el asunto, al que el evento podría acarrearle un beneficio personal, como el fortalecimiento de su posición. No es casualidad que la cabeza del Bautista apareciese durante el episcopado de Ouranios, un obispo muy impopular que incluso había tenido que huir acusado de herejía.

Para entender por qué la gente inventaba reliquias en los principios del cristianismo, dependemos de fuentes de diversos tipos y diferentes puntos de vista. Si bien por lo general la hagiografía pone de relieve la autoridad de un obispo, la historiografía pone de relieve la figura de un emperador. Un descubrimiento sancionado por el obispado así como por el reino bajo el cual se producía, venía a constatar que Dios recompensaba la piedad de obispo y rey, validando su política y legitimando su autoridad.

Fuente:
* http://www.revistamirabilia.com/issues/mirabilia-18-2014-1

VIDEO DEL LETARGO DE LA HISTORIA

20 Dic

RECORDANDO EN EL TIEMPO…

20 Dic