LA MAGDALENA ILUSTRADA DE CEHEGÍN…¿TEMPLARIA?

30 Dic

magdalena-cehegin

Junto a la Magdalena Templaria, en la sacristía de la iglesia correspondiente de Cehegín.

Foto de Juan García Sandoval (2-3-14)

La Magdalena Ilustrada de Cehegín

La Magdalena de Cehegín, así como los enclaves murcianos de Santa María de Gracia la Real (actual San Juan de Dios) y Santa Catalina, además de Caravaca, fueron ubicaciones templarias en los primeros momentos de la Reconquista, allá por los medios del siglo XIII. Existen otros restos de huellas templarias por la Región, que los eruditos saben.

Pero ahora me interesa esta Magdalena de Cehegín. Milagrosamente, se conserva, en madera muy ajada y vieja, agrisada y casi desfigurada, una efigie gótica de Santa María Magdalena. Y, cosa curiosa, porta en la mano un libro, que aprieta contra su costado.

01

Una Magdalena sabia no concuerda mucho con el Canon. ¿Predicó la Magdalena? ¿Era ilustrada? Para una sociedad machista en profundidad como la judía, poner a una mujer al mismo nivel que los discípulos de Jesús, era demasiado atrevido. Y no lo olvidemos, Jesús y los suyos –sobre todo san Pablo– eran judíos.

Que la Magdalena fue algo más que una prostituta perdonada y aceptada, acaso vergonzantemente, en el círculo de Jesús, parece claro. Con todo, la farsa ideada por Dan Brown en el sentido de llevar la descendencia jesusina de Magdalena a los Merovingios francos es fantasía pura, novelesca.

Pero que los templarios, oscuros animadores de la unión de las tres religiones, hicieron de la Magdalena algo que siglos más tarde el Concilio de Trento desbarataría, es asunto igual de claro que lo anterior.

240620131244591

La imagen de la Magdalena es traída por el Temple. Es una joya a la que no hay que tocar. Se conserva en la sacristía de la Magdalena de Cehegín, y lo que sí se podría hacer es una reconstrucción virtual, para que todos la viésemos y apreciásemos qué cosa creían de la Magdalena los templarios, y muchos cristianos antes de Trento.

La Bailía Templaria de Caravaca, Cehegín y Bullas fue efímera. Llegaba en 1266 y se disolvía la orden en 1314, casi tan sólo cuarenta años más tarde, tras el inicuo juicio que el Rey de Francia y el papa hicieron para despojar a la Orden de sus riquezas. Aún circulan leyendas de tesoros escondidos por el Sur de Francia…

240620131245042

Trento aunó las tres Magdalenas, la que lava los pies al Maestro, la hermana de Marta y de Lázaro y la que es librada de inmediata lapidación por las palabras de Jesús: “Aquél de vosotros que esté libre de pecado, que arroje la primera piedra”. Y consagró a la Magdalena penitente.

En el Museo de Bellas Artes de Murcia (MUBAM) tenemos una sensualísima Magdalena Penitente, obra del mazarronero decimonónico Domingo Valdivieso.

Una Magdalena bien distinta de ésta de Cehegín, que habla de una Magdalena más cercana a la Santa Catalina de Alejandría, nombre que adjudican los templarios en Murcia a la mezquita que ocupan.

Parece clara la intención templaria de analogar a la sabia Santa Catalina, cuyo distintivo de mártir, aparte de la rueda de aspas, es un libro, con esta Magdalena, igualmente letrada.

santa-maria-magdalena

El Temple dejó en Cehegín clara muestra de una Magdalena de nivel intelectual superior a la prostituta penitente de Trento.

A Dan Brown se le escapó un capítulo ceheginero en su novela. ¿Alguien se atreve a escribirlo?

Publicado 3rd March 2014 por Santiago Delgado

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: