LOS SUEÑOS – CONOCIMIENTOS Y SIGNIFICADOS – PRESENCIAS O MANIFESTACIONES ESPIRITUALES.

30 Dic

(Nos hacen ver en cualquiera de las etapas o estados del sueño y, según nuestros estados de conciencia, algún tipo de ente o presencia no física, que pudiera ser real o no).

Hay veces que ciertos estados alterados de conciencia, nos pueden ver o hacer fabricar de alguna manera estados similares pero no reales, dado a que a veces, los propios hábitos de vida, las condiciones y calidad de nuestros pensamientos, miedos o fobias, son capaces de conducirnos de una forma más propensa, a ver o presenciar este tipo de fenomenología, engañandonos nosotros mismos y acrecentando nuestros miedos e inseguridades.

Las verdaderas y reales presencias espirituales o manifestaciones fantasmagóricas, pero menos frecuentes, se dan en determinados casos y determinadas circunstancias motivadas también por nuestros estados, pero en diferentes “frecuencias”, (por llamarlo de otra forma).

El alma, una vez que ya abandona el cuerpo físico, pasa a ser lo que siempre ha sido y seguirá siendo. Energía. Ya que esta ni se destruye, tan sólo adquiere una forma muy común y natural, aunque no visible, de deambular por cualquier lugar de la Orbe Universal, lugar de donde en realidad todo procede.

De ahí, que en muchas de las fotos que hacemos, generalmente nocturnas, aparezcan esos circulitos blancos en su mayoría, llamados “Orbs”, pero con diferentes tamaños, ya que es la forma circular la más aerodinámica para desplazarse como lo hacen todas las estrellas y planetas del universo, los veamos o no.

Para el alma, no existe ni el espacio ni el tiempo, con lo cual, puede desplazarse en fracciones de segundo miles de kilómetros, así, como aparecer en dos lugares a esa distancia casi al unísono, cosa que también ocurre en vida durante el sueño con “el viaje astral”.

Es por tanto, que el alma no es materia, viene a ser algo etéreo no tangible y, por lo tanto, no la podemos tocar aunque la tengamos ante nosotros en forma de aparición espiritual casi humana, ya que es una manifestación del ser, que atiende a unas normas propias de la necesidad de aferrarse a lo terrenal antes de pasar a un plano superior, a veces, durante siglos.

La energía de nuestros seres ya fallecidos, o de otras familias anteriores en varias generaciones, son motivo de muchos de estos fenómenos que se producen sin nosotros desearlo ni esperarlo.

Es precisamente esa impregnación acumulada en los lugares, la que hace un uso de la energía de los habitáculos en que vivimos o trabajamos, para manifectarse a veces, en esas diferentes forma que se asemejan a un cuerpo humano, pero nunca completo ya que no es real, haciendo bajar considerablemente la temperatura del lugar al absorber mucha más energía necesaria para este tipo de manifestación, a veces con mensaje o no, pero sin olvidarnos, que no es física y por lo tanto no la podemos tocar, como si fuera humo, es entonces cuando deberíamos comprender, que si nosotros no podemos tocarla como si fuera el humo de un cigarrillo…ella, tampoco nos puede tocar a nosotros y, por lo tanto no nos pueden hacer nada, salvo que perdamos nuestro propio control por el pánico, creando en nosotros un estado alterado de conciencia, que nos puede llevar a hacernos daño por huir de nada.

Existe mucho material fotográfico y documentación acerca de este tipo de fenómenos, que demuestran su veracidad y, que en próximas ocasiones, no solo ampliaremos este tema, sino que también lo acompañaremos con algún tetimonio fotográfico.

 

Francisco Ortega Bustamante.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: