Archivo | octubre, 2018

LA VIRGEN DE LOURDES ES TRASLADADA EN PROCESIÓN DESDE LA CONCEPCIÓN A LA IGLESIA DE SANTA MARÍA MAGDALENA – ARTÍCULO Y GALERÍA FOB.

21 Oct

IMG_1061-

IMG_1052-IMG_1053-IMG_1054-IMG_1055-IMG_1056-IMG_1057-IMG_1058-IMG_1059-IMG_1063-IMG_1065-IMG_1067-IMG_1068-IMG_1069-IMG_1072-IMG_1075-IMG_1078-IMG_1079-IMG_1080-IMG_1082-IMG_1083-IMG_1084-IMG_1085-IMG_1086-IMG_1088-IMG_1090-

En la tarde de este domingo día 21 de octubre de 2018, ha tenido lugar el traslado previsto desde la ermita de la Concepción hasta la Parroquia mayor de Santa María Magdalena, de la imagen de Nuestra Señora de Lourdes que, de una forma itinerante, visitará todas las iglesias de la ciudad.

El acompañamiento multitudinario de fieles, ha sido respaldado por representantes políticos de algunos grupos que componen la corporación municipal, aunque se ha notado la no asistencia de representantes de otros grupos, como Cehegín por el cambio, o ningún representante del equipo del gobierno Socialista, algo que deja cierto vacío al tratarse de un acto singular pero cultural y con cierta trascendencia, puesto que este tipo de eventos religiosos, tan sólo se dan con una periodicidad de varios años entre uno y otro. también han acompañado los sacerdotes que al finalizar la citada procesión, han realizado una función en esta Parroquia.

En breves días, está previsto que la citada imagen, sea trasladada a la ermita de la Soledad, del mismo modo que se ha realizado hoy y encabezada por el estandarte de esta imagen de Nuestra Señora de Lourdes.

Francisco Ortega Bustamante.

Anuncios
Imagen

CEHEGÍN…LO MIRES COMO LO MIRES – UN ATARDECER – GALERÍA FOB.

20 Oct

IMG_1007-

IMG_1002-IMG_1004-IMG_1005-IMG_1008-IMG_1010-

FENÓMENOS EXTRAÑOS

19 Oct

LEYENDAS URBANAS

Dos de las leyendas urbanas más extendidas son las de Verónica y la autoestopista fantasma, las cuales están extendidas por todo el mundo, y se han ido modernizando con el paso del tiempo.

Por ejemplo, en las primeras versiones de la leyenda de Verónica no aparecía su imagen dentro de un espejo, sino que aparecía reflejada sobre la superficie del agua de un barril.

En la leyenda de la autoestopista fantasma en su origen la chica no se subía a un coche sino que paraba a los jinetes y se montaba en la grupa de sus caballos.

También son bastante populares las que tratan sobre asustadores de niños como El hombre del saco o El Coco.

Los adultos recurren a estos personajes para infundir miedo entre los niños con el propósito de obligarles a cumplir determinadas rutinas o mantenerles alejados de lugares, personas y acciones que se consideran peligrosos para ellos.

ABRIENDO PUERTAS SIN MIEDO

19 Oct

En una tierra en guerra, había un rey que causaba espanto a sus enemigos ya que a sus prisioneros, no los mataba, si no que los llevaba a una sala donde había un grupo de arqueros de un lado, y una inmensa puerta de hierro del otro, sobre la cual se veían grabadas figuras de calaveras cubiertas de sangre.

En esa sala, les hacía formar un círculo y les decía:

Ustedes pueden elegir entre morir a flechazos por mis arqueros o pasar por aquella puerta. Detrás de esa puerta, YO LOS ESTARE ESPERANDO.

Todos elegían ser muertos por los arqueros.

Al terminar la guerra, un soldado que por mucho tiempo había servido al rey, se dirigió al soberano y le dijo:

-Señor, ¿puedo hacerle una pregunta?

-Dime, soldado.

-Señor, ¿qué hay detrás de esa puerta?

El rey contestó:

-Ve, y mira tú mismo.

El soldado abrió temerosamente la puerta, y a medida que lo hacía, rayos de sol entraron y la luz invadió el ambiente. Finalmente, sorprendido, descubrió que la puerta se abría sobre un camino que conducía. ¡a la LIBERTAD! El soldado, embelesado, miró a su Rey, quien le dijo:

-Yo les daba la oportunidad de hacer una ELECCION, ¡pero por temor preferían morir a arriesgarse a abrir esta puerta!

¿Cuántas puertas dejamos de abrir por miedo a arriesgar?

¿Cuántas veces perdemos la libertad y morimos por dentro, sólo por sentir miedo de abrir la puerta de nuestros sueños?

ANÓNIMO.

LA VIDA DE ANTES…

19 Oct



A quien se dé por aludido…

• Porque en este país hay una generación de chicos y chicas que crecimos con la EGB.

• Nuestras madres quitaban el polvo con “Centella”, lavaban la vajilla con un bote blanco con el tapón naranja de “Mistol”, y al Jabón de “Marsella” le llamaban “Lagarto”.

• Nuestros padres conducían un Seat 131 Supermirafiori.

• Nuestras bicis eran “BH” y nuestras primeras zapatillas de deporte fueron unas “Paredes”, aunque a nuestras madres les gustaran más los “Kickers”.

• Nos cortaban el pelo “a navaja”. Todos veiamos sólo TVE, aunque podíamos elegir entre el UHF y el VHF.

• Todos bebíamos gaseosa “La Casera” o “La Pitusa”. Los hombres fumaban “Ducados”. Los chicles eran “Cheiw” y los caramelos “PEZ”.

• La gente dormía de miedo en cochones “Pikolín” y el Athletic de Bilbao y la Real ganaban las Ligas por pares hasta que a Butragueño le dio por enseñar los huevos.

• A Sabrina se le escapó una teta en la Gala de Nochevieja y en todo el pais no se habló de otra cosa hasta el mes de marzo.

• A Alaska le dejaban presentar un programa para crios en la tele y Pancho, el de “Verano Azul”, todavía no se metía picos.

• Una Señora le contaba a “Encarna de Noche” que se le quemaba el hijo en Alcobendas porque tenía las empanadillas haciendo la mili.

• Una caja de 12 “Plastidecores” era un buen regalo de cumpleaños y por uno “color carne” eras capaz de matar. Las cajas de 24 eran como Bin Laden, existían, pero nadie las había visto.

• Una bolsa de pipas “Facundo” de 15 pelas era enorme y por una peseta te daban dos “Sugus”.

• Repartían Albumes a las salidas de los colegios para engancharte a la colección. Los sobres de cromos costaban 5 pelas, pero también te los daban con las tapas de los Yogures “Yoplait”.

• En aquel pais de menos de 5000 dólares de renta per cápita, nos daban dos “Petisuis”, pero es que antes eran la mitad de tamaño.

• Las “María” eran “Fontaneda”, los camiones “Ebro” y las furgonetas “DKV”.

• El camión del butano tocaba la bocina, y los críos nos hacíamos brechas en los hierros oxidados de los columpios y nuestras madres nos daban algún cachete por romper los pantalones.

• En vez de un Magnum Almendrado, pedías un “polo de limón” y a veces, el chocolate era “La Campana de Elgorriaga” (Malo, malo, malo)

• Las pilas “Tximist” solían romperse cuando se agotaban en nuestros casettes “mono” y los tebeos de “Mortadelo” pasaban de mano en mano.

• Hubo muchas niñas cuya primera colonia fue “Chispas”. Y no había cartones de leche en tetra brik, sino que la leche venía en bolsas de plástico que necesitaban un recipiente para meterse en la nevera, y el detergente venía en tubos redondos.

• Y en vez de grabadoras de DVD y CD-ROM, te ibas a casa de tu colega con radiocasette de doble pletina a llenar una TDK de 90 minutos de juegos para spectrum 48k.

• Y con la teleindiscreta regalaban pegatinas de UVEEEEEEEEEEE!!!

• Aquella generación coleccionábamos cochecitos “Güisbal”, y el helicóptero de “Tulipán” aterrizaba en las piscinas para regalar bocadillos en los anuncios de la tele.

• Aquella generación empleábamos el vaso de “Nocilla” para dibujar a Naranjito. Así que la Nocilla, ni mentarla. Además, es “leche, cacao, avellanas y azúcar”. A saber que le echarán a la Nutella esa.

Autor: Desconocido

EN MEMORIA DE UNA DÉCADA – PRESENTACIÓN DEL LIBRO CEHEGÍN MAGIA Y MISTERIO I PARTE – A LA VENTA EN SOUVENIRS CEHEGÍN…

18 Oct



Después de la exitosa presentación de este trabajo, compartida con la nutrida asistencia de público a dicho acto, además de mi general agradecimiento, quise hacer un punto y aparte a lo largo de ésta, para dedicarle una mención especial y agradecimiento, a mi buen amigo y gran persona como es Francisco Jesús Hidalgo García, que ha sido el encargado de prologar esta obra con su alto nivel de conocimiento y su concepto de la parte mas humana, haciendo que sus palabras escritas , calen hondo, es por eso que no sólo le he querido dejar este apartado para él , sino, que mis claras intenciones, son de poder hacerlo resaltar en todos los medios y en la medida en que merece este Prólogo, como grandes puertas que se te abren para acceder al interior de mi trabajo y de mi persona.

Es un prólogo que todos debemos leer para conocer mucho mejor el contenido de la obra y, a la persona de Jesús en la elaboración de este emblema de su trabajo.

Muchas gracias Jesús, pues si no mencioné el prólogo en esa presentación, está claro que quería hacerte una mención especial como agradecimiento por tu amistad y dedicación sin cortapisas.

PROLOGO

Mi buen amigo Francisco Ortega, me pidió, hace un tiempo, prologar la obra que el amable lector tiene ahora en sus manos. Era un libro necesario, y así lo digo.

Como comprobarán ustedes más adelante, el libro, de título, “Cehegín, Magia y Misterio”, consta de dos partes diferenciadas, una primera relativa a la Santa Inquisición, brujas y procesos inquisitoriales y una segunda sobre lugares y hechos con encanto en Cehegín.

El autor, como buen historiador, maneja las fuentes documentales, que aporta, para dar solidez a la primera parte de este libro. La obra sugiere una hermosa relación entre las fuentes escritas y la investigación histórica basada en la documentación, fundamentalmente, en su primera parte, y las fuentes orales, los topónimos y la cultura popular en la segunda.

Como decía anteriormente, una parte importante del libro, fundamentalmente la segunda, está sustentada en los pilares de la tradición oral, elemento importante que muchos autores dejan al margen, pero que se antoja fundamental para el estudio histórico, social, etnológico y antropológico por tratarse de fuentes que, como fanal o piedra miliaria, aportan unas veces la dirección, otras la distancia y, en muchos casos ambas, sobre la vida y la historia de un pueblo.

Paco, trabajador incansable en busca del conocimiento y la investigación sobre fuentes orales, ha escrito varios libros, como ya sabemos, a partir del trabajo de campo de muchos años basándose en hechos históricos antiguos o curiosidades transmitidas oralmente.

Hace el autor en primer lugar un buen estudio, sencillo, ameno en su lectura, en un planteamiento más divulgativo que científico, pero con unos sólidos cimientos, sobre la Santa Inquisición y la brujería, con la aportación de documentos referentes a procesos inquisitoriales a diversas personas que fueron naturales de Cehegín o bien residentes en ella. Nunca como en los siglos XVI y XVII se llegó a tal extremo de fanatismo religioso en España. Cuestiones banales como barrer o no la puerta de la casa en sábado podían llevarte, ante la denuncia de un mal vecino, ante el tribunal acusado de judaizante.

Las brujas eran, ni más ni menos que personas que habían mantenido tradiciones ancestrales sobre ritos y curaciones, que, a veces tenían un origen prerromano. He ahí el acierto del autor al plantear este tema, ya que la vida cotidiana giraba siempre en torno al qué hacer o qué no hacer, al miedo al “con la Iglesia hemos topado”. La vida giraba en torno a una concepción del mundo que no era para todos igual y que, a veces, distaba mucho de la idea oficial impuesta.

Evidentemente en el mundo rural desde la antigüedad se habían mezclado ideas y conceptos religiosos y morales clásicos, prerromanos y cristianos que formaron una amalgama que perduró hasta tiempos muy tardíos. Una de las funciones de la Santa Inquisición es acabar con todo lo que vulnerara o atacara las raíces cristianas y el pensamiento impuesto. La mayoría de la gente, en la Edad Media, sabía lo que sabía siempre por tradición oral e intercambio de conocimientos de generación en generación, pues el don de la lectura estaba reservado a muy pocos. Ello hizo que ritos y creencias ancestrales perdurasen durante miles de años en la mentalidad popular.

La Inquisición tiene mucho que ver con la cultura popular y ello el autor lo sabe y así lo transmite. La cuestión de la religiosidad popular anda profundamente enraizada y siempre aparecerá como objeto de investigación, y también de castigo, en los procesos inquisitoriales. Afirma el eminente historiador italiano Oronzo Giordano (1 ):

“En el área de la religiosidad, hecha de ritos externos y de íntimas creencias, no es posible cuantificar el peso de la fe, discernir con exactitud el grado de adhesión espontánea o de constreñimiento, valorar en suma con precisión la costumbre religiosa y las actitudes espirituales libres y autónomas. Pero, si las conciencias son impenetrables, es posible al menos analizar los aspectos externos, recoger los signos, incluso los más pequeños, de su vida y de sus exigencias. La fisiología de la religiosidad popular presenta una estructura compleja y varia, con formas expresivas unas veces de simplicidad lineal, y otras, de inesperadas contradicciones.

La historia de los individuos o de los grupos, circunscrita a tiempos breves, es de suyo fragmentaria, episódica, ligada a la vicisitud precaria e imprevisible de la vida cotidiana, de los acontecimientos menudos, que se traducen en apuntes de crónica, en notas de color, en un diario de impresiones cogidas al vuelo. “

A mi entender, con referencia a la segunda parte, más que magia es encanto lo que transmite el propio nombre de la Cruz de la Doncella, la Piedra del Milagro, la Cueva de la Encantá, los recuerdos entrañables del tío Billares, un hombre centenario con una lucidez que maravilla. Son hechos y lugares que no suelen aparecer en la historia oficial, pero que ahí quedan para ser investigados como magníficamente ha hecho Francisco Ortega a lo largo de más de 40 años. He aquí lo que se viene en llamar microhistoria. La historia latente, la no oficial, la que se hace día a día y con el tiempo se pierde de la memoria colectiva, permaneciendo sólo y únicamente a través del boca a boca, de generación en generación de padres a hijos o abuelos a nietos o en rastros documentales difusos.

Paco Ortega es, ante todo, y, a mi entender, un ejemplo de estudioso dedicado a esta rama de la historia. Él busca y rebusca, analiza, estudia, profundiza en todas todos esos acontecimientos y personas que nunca aparecerán en las fuentes oficiales. Le gusta comprender lo cotidiano de la vida en otros tiempos y también en el actual y es algo que se le debe de agradecer. Es, en cierto sentido, una bocanada de aire fresco.

Dice el autor, como verán, en la introducción: “Casos reales acaecidos y nombres puestos por algún motivo especial. Algún trágico suceso…que dejó una historia en el saber popular y, que gracias al “testigo” pasado de padres a hijos o de abuelos a nietos, aún podamos recuperar parte de ese misterio de las entrañas de la empolvada alfombra del tiempo.”

El Muladar, la Peña Rubia, la Cruz de la Doncella, la Capellanía, el Huerto de la Orden, el Paraíso, la calle del Pozo… Piense cualquiera de los lectores en lo que supone cada uno de estos topónimos y, si tiene ciertos conocimientos de historia local, lo que encierra cada uno de estos nombres. Con cada uno de estos topónimos podríamos escribir un libro, sin ninguna duda, y cada uno de ellos nos aportaría elementos de todo tipo, desde económicos hasta sociales y religiosos. Pues bien,

Francisco Ortega en este libro nos propone una lectura desde el conocimiento y a sabiendas de que estos lugares y las personas que también quedan reflejadas, junto a otros muchos más que no aparecen en la obra, son base de partida para el trabajo sobre la historia y las tradiciones de este pueblo.

Se trate o no de magia y misterio el autor desentraña la historia local de Cehegín, aportando datos, conjeturas, buceando en fuentes no escritas y preparando el camino para una verdadera historia local que aúne las fuentes oficiales con las que emanan de la vida cotidiana y no están escritas, lo cual resulta fundamental para poder entender la evolución moral, social y económica de una sociedad.

Francisco Ortega Bustamante aporta, con éste, un nuevo libro a su ya extenso currículum y con él nos llega más conocimiento, que es lo que solicitamos, sobre nuestra tierra, sus gentes, sus tradiciones, y, en fin, de su historia que es la nuestra y lo que nos define como lo que somos y lo que queremos ser.

Notas:
(1) Giordano, Oronzo. Religiosidad Popular en la Alta Edad Media. Edit. Gredos. Madrid. 1995.
Edición original: Giordano, Oronzo. Religiositá Popolare nell´ Alto Medioevo. Adriática Editrice. Bari, 1979

Francisco Jesús Hidalgo García

ALGUNOS PEQUEÑOS CONSEJOS PARA TENER EN CUENTA LA NOCHE DE HALLOWEEN

18 Oct

CARTEL HALLOWEEN

– Si la llama de una vela de pronto cambia de color amarillo-rojo al azul, eso significa que hay un fantasma cerca de nosotros.

– Si queremos asustar a un alma en pena (muy útil si nos pasa lo anterior) lo que hay que hacer es tocar una campanilla, entonces ser irán como alma que lleva el diablo.

– La presencia de mascotas es asimismo muy útil para mantener alejados a los espíritus.

– Las velas que se encienden en Halloween no deben usarse en ninguna otra época del año, trae mala suerte y pueden pasar cosas que escaparan a tu control.

– Según un antiguo ritual celta, cuando se encendían grandes hogueras en este día, cuando el fuego se extinguía con las mismas cenizas dibujaban un circulo alrededor de la hoguera, luego eran colocadas pequeñas piedras por cada miembro de las familias participantes en la parte interior del circulo, al día siguiente si por alguna causa alguna de las piedras no estaba en su sitio o había sido dañada el que la hubiera puesta ahí la noche anterior, ya podía ir haciendo testamento y ponerse a rezar porque la muerte vendría a buscarlo en un plazo máximo de doce meses. Así que si se os ocurre seguir este ritual celta y colocar piedrecitas, mejor no ir a verlas al día siguiente, por si acaso……

– Si una señora, por casualidad, se pone de parto y da a luz esa noche, que sepa que su hijo podrá ver y hablar con los espíritus.

Así que, en la próxima Noche de Halloween, divertiros, si, pero tened cuidado si de repente sentís un escalofrío en la nuca……. No será porque no os he avisado……….

Publicado en el blog de:

El Trolley de Nieves