Archivo | enero, 2020

“Carta de una Profesora” Para Los “Ignorantos e Ignorantas”

19 Ene

escuela-repc3bablica-modified1

Tal vez a algunos les sirva

Facebook | Opinión | Cultura | “Carta de una Profesora” con acertadísima y lapidaria frase final. Está escrito por una profesora de un instituto público.

Yo no soy víctima de la Ley Nacional de Educación. Tengo 69 años y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política.

En jardín (así se llamaba entonces lo que hoy es “educación infantil”, mire usted) empecé a estudiar con una cartilla que todavía recuerdo perfectamente:

la A de “araña”, la E de “elefante”, la I de “iglesia” la O de “ojo” y la U de “uña”.

Luego, cuando eras un poco mayor, llegaba “Semillitas”, un librito con poco más de 100 páginas y un montón de lecturas, no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto.

Eso sí, en el Semillitas, no había que colorear ninguna página, que para eso teníamos cuadernos.

En Primaria estudiábamos Lengua, Matemáticas, Ciencias, no teníamos Educación Física.

En 6º de Primaria, si en un examen tenías una falta de ortografía del tipo de “b en vez de v” o cinco faltas de acentos, te bajaban y bien bajada la nota.

En Bachillerato, estudié Historia de España, latín, Literatura y Filosofía.

Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí las “Coplas a la Muerte de su Padre” de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda…

Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección.

Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura.

Y… vamos con la Gramática.

En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales.

El participio activo del verbo atacar es “atacante”; el de salir es “saliente”; el de cantar es “cantante” y el de existir, “existente”.

¿Cuál es el del verbo ser? Es “ente”, que significa “el que tiene identidad”, en definitiva “el que es”. Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación “ente”.

Así, al que preside, se le llama “presidente” y nunca “presidenta”, independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

De manera análoga, se dice “capilla ardiente”, no “ardienta”; se dice “estudiante”, no “estudianta”; se dice “independiente” y no “independienta”; “paciente”, no “pacienta”; “dirigente”, no dirigenta”; “residente”, no “residenta”.

Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son “periodistos”), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española? Creo que por la dos razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hacen más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

aa-1

Les propongo que pasen el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no “ignorantas semovientas”, aunque ocupen carteras ministeriales).

Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todo, ¡el machisto!

SI ESTE ASUNTO “NO TE DA IGUAL”, PÁSALO, POR AHÍ, CON SUERTE, TERMINA HACIENDO BIEN HASTA EN LOS MINISTERIOS.

Porque no es lo mismo tener “UN CARGO PÚBLICO” que ser “UNA CARGA PÚBLICA”.

Visto en Facebook

VÍDEO DE SAN SEBASTIÁN 2020 V PARTE REPIQUE DE CAMPANAS Y LA GRAN HOGUERA – FRANCISCO ORTEGA BUSTAMANTE.

19 Ene

VÍDEO DE SAN SEBASTIÁN 2020 IV PARTE FRANCISCO ORTEGA BUSTAMANTE

19 Ene

VÍDEO DE SAN SEBASTIÁN III PARTE RITUAL DE LA QUEMA EN LA HOGUERA DEL MUÑECO D. VENTOSO GRIPÓN, ESPANTADOR DE EPIDEMIAS Y TORMENTAS – FRANCISCO ORTEGA BUSTAMANTE

19 Ene

VÍDEO DE SAN SEBASTIÁN 2020 II PARTE ENCENDIDO DEL CASTILLO – FRANCISCO ORTEGA BUSTAMANTE.

19 Ene

VÍDEO DE SAN SEBASTIÁN 2020 – I PARTE – ANTORCHAS Y PRENDIDO HOGUERA – Francisco Ortega Bustamante.

18 Ene

LA MÚSICA ROMÁNTICA SIEMPRE LLEGA A CUALQUIER RINCÓN DE NUESTRO SER.

16 Ene

NO NECESITA PRESENTACIÓN

16 Ene

VERDADERAMENTE ESPECTACULAR.

16 Ene

LA HERMITA DE SAN SEBASTIAN – HISTORIA Y RECUPERACIÓN – ARTÍCULO Y GALERÍA: Francisco Ortega Bustamante.

16 Ene



La ermita en Diciembre de 2010.

La ermita en el año de 1945.

La ermita en el año de 1890.

Puesta de sol desde la ermita.

El enclave estratégico y privilegiado de la Ermita extramuros erigida a mediados del siglo XV, no pudo estar mejor escogido, dado a la cercanía de la villa, el cruce de caminos y la inmediata proximidad con el río Argos que la hacían relativamente accesible y cómoda para todos y, si a eso le sumamos la función principal que llegaría a desempeñar durante siglos dedicada a la advocación de San Sebastián, pues mejor aún como lugar muy frecuentado por vecinos, fieles y caminantes.

Se presume que poseía un espléndido artesonado mudéjar en sus techumbres, siempre atribuida su destrucción al ejército francés mientras huían en su retirada desde Granada hacia tierras valencianas, permaneciendo en Cehegín desde finales de Septiembre hasta principios de Octubre, tiempo más que suficiente para el saqueo y destrucción de Iglesias, Ornamentos…y que desde aquélla Guerra de la Independencia de 1812, ya no ha vuelto a tener culto la mencionada Ermita.

En las diferentes visitaciones de la Orden de Santiago a Cehegín, se recogen muchos detalles de las primeras épocas de este tipo de ermitas extramuros de la Villa y, en las que las más antiguas, reflejan: la existencia en su altar de una imagen de lienzo,para pasar a la de 1536 en la que ya está inventariado como: una imagen de bulto muy bien labrada, además de describir con todo detalle el estado en que se encontraba la Ermita hace casi cinco siglos y, su evolución en el tiempo.

Ya en la actualidad y, por parte del Ayuntamiento a través de su Concejalía de Obras y Servicios, se ha procedido a intentar recuperar con una actuación de urgencia y, dentro las posibilidades que estén al alcance de las circunstancias, los restos cinco veces centenarios de esta Ermita extramuros erigida para el culto de su titular. San Sebastián.

Sin grandes pretensiones de una gran obra, pero sí, con grandes aspiraciones tanto por la Comisión de Fiestas de San Sebastián, así como del propio Ayuntamiento, se está procediendo a la retirada de escombros acumulados por la propia decadencia y deterioro de sus muros, rampa de acceso más cómodo al lugar, limpieza de matojos y acondicionamiento del terreno, consolidación de los restos de fábrica aún en pie para que no se pierdan en su totalidad, iluminación de esas ruinas mágicas y paisajísticas tanto en el día como en la noche, así como, un mirador dotado de bancos de madera con vistas a nuestro Conjunto Histórico-Artístico como lugar pintoresco.

También se llevan a cabo algunas excavaciones arqueológicas y, no sólo por el propio edificio, sino por hallarse algunos restos de enterramientos humanos bajo el suelo de la ermita, cosa común en todas las iglesias entonces cementerios.

Y para terminar con este pequeño resumen, decir que hay un segundo objetivo paralelo que justifica de algún modo la actuación sobre esta asignatura pendiente durante siglos, pues con ello, se recupera la antigua tradición de la romería desde este lugar hasta la Plaza del Castillo, portando unas antorchas en la noche de la Fiesta de San Sebastián, que prenderán la gran hoguera en su honor y devoción, con la pretensión de ser protegidos contra las pestes o los fuerte vientos.

Francisco Ortega Bustamante.