LA HERMITA DE SAN SEBASTIAN – HISTORIA Y RECUPERACIÓN – ARTÍCULO Y GALERÍA: Francisco Ortega Bustamante.

16 Ene



La ermita en Diciembre de 2010.

La ermita en el año de 1945.

La ermita en el año de 1890.

Puesta de sol desde la ermita.

El enclave estratégico y privilegiado de la Ermita extramuros erigida a mediados del siglo XV, no pudo estar mejor escogido, dado a la cercanía de la villa, el cruce de caminos y la inmediata proximidad con el río Argos que la hacían relativamente accesible y cómoda para todos y, si a eso le sumamos la función principal que llegaría a desempeñar durante siglos dedicada a la advocación de San Sebastián, pues mejor aún como lugar muy frecuentado por vecinos, fieles y caminantes.

Se presume que poseía un espléndido artesonado mudéjar en sus techumbres, siempre atribuida su destrucción al ejército francés mientras huían en su retirada desde Granada hacia tierras valencianas, permaneciendo en Cehegín desde finales de Septiembre hasta principios de Octubre, tiempo más que suficiente para el saqueo y destrucción de Iglesias, Ornamentos…y que desde aquélla Guerra de la Independencia de 1812, ya no ha vuelto a tener culto la mencionada Ermita.

En las diferentes visitaciones de la Orden de Santiago a Cehegín, se recogen muchos detalles de las primeras épocas de este tipo de ermitas extramuros de la Villa y, en las que las más antiguas, reflejan: la existencia en su altar de una imagen de lienzo,para pasar a la de 1536 en la que ya está inventariado como: una imagen de bulto muy bien labrada, además de describir con todo detalle el estado en que se encontraba la Ermita hace casi cinco siglos y, su evolución en el tiempo.

Ya en la actualidad y, por parte del Ayuntamiento a través de su Concejalía de Obras y Servicios, se ha procedido a intentar recuperar con una actuación de urgencia y, dentro las posibilidades que estén al alcance de las circunstancias, los restos cinco veces centenarios de esta Ermita extramuros erigida para el culto de su titular. San Sebastián.

Sin grandes pretensiones de una gran obra, pero sí, con grandes aspiraciones tanto por la Comisión de Fiestas de San Sebastián, así como del propio Ayuntamiento, se está procediendo a la retirada de escombros acumulados por la propia decadencia y deterioro de sus muros, rampa de acceso más cómodo al lugar, limpieza de matojos y acondicionamiento del terreno, consolidación de los restos de fábrica aún en pie para que no se pierdan en su totalidad, iluminación de esas ruinas mágicas y paisajísticas tanto en el día como en la noche, así como, un mirador dotado de bancos de madera con vistas a nuestro Conjunto Histórico-Artístico como lugar pintoresco.

También se llevan a cabo algunas excavaciones arqueológicas y, no sólo por el propio edificio, sino por hallarse algunos restos de enterramientos humanos bajo el suelo de la ermita, cosa común en todas las iglesias entonces cementerios.

Y para terminar con este pequeño resumen, decir que hay un segundo objetivo paralelo que justifica de algún modo la actuación sobre esta asignatura pendiente durante siglos, pues con ello, se recupera la antigua tradición de la romería desde este lugar hasta la Plaza del Castillo, portando unas antorchas en la noche de la Fiesta de San Sebastián, que prenderán la gran hoguera en su honor y devoción, con la pretensión de ser protegidos contra las pestes o los fuerte vientos.

Francisco Ortega Bustamante.

A %d blogueros les gusta esto: