Archivo | CURIOSIDADES RSS feed for this section

APUNTES DE LA ABUELA – (Archivo personal de Francisco Ortega Bustamante)

25 May

Dscn1744

I

Es el “amor” un bicho
Que cuando pica
No se encuentra remedio
Ni en la “botica”,

Porque sus males…
Si el “Cura” no los cura
Son incurables.

II

Es el amor, señores
Como el cigarro.
Nadie los deja…
Y todos quieren dejarlo.

Y el que lo deja,
Es para volver luego…
Con más fuerza.

III

Al principio de amarse
Dos corazones,
Nunca falta un demonio
Que les estorbe.

Pues muchas gentes,
Donde no les importa…
Suelen meterse.

Anuncios

ABEJAS EN SU LABOR PRINCIPAL DE POLINIZACIÓN, DE ELLAS DEPENDE NUESTRA EXISTENCIA – FOTOS TOMADAS EN EL POLÍGONO EL MATADERO – GALERÍA FOB.

24 Abr

DSCN3284-DSCN3285-DSCN3286-DSCN3287-DSCN3288-

NOCHE VIEJA Y ALGUNAS TRADICIONES

30 Dic

slide-nochevieja3a70790a774be05f0de83f7be2eea6c6

Está muy claro que el ser humano siempre ha tenido la necesidad de creer en algo o alguien superior a él, para pedirle o para ofrendarle, pero lo que sí es totalmente cierto, que antes o después todos pedimos o damos gracias de alguna manera más o menos privada como muy personal y, que en la mayoría de los casos, nos avergonzamos si tuviésemos que contarlo a alguien.

Es justo en ese momento, cuando nacen las creencias, los miedos, los tabúes, las supersticiones, las dudas y un interminable rosario de adjetivos, para una sola cosa: “cada persona es un mundo”.

La Nochevieja está forzosamente ligada a todo lo antedicho, porque cada cual la celebra como le viene en gana según sus creencias, costumbres o tradiciones. Sin olvidar que cada año puede ser diferente según con quién la podamos celebrar, adaptándonos así, a un acuerdo de grupo o familiar para su celebración, incluidos los rituales pertinentes de acuerdo con la noche.

La costumbre de tomar las supuestas uvas de la suerte, es relativamente reciente, pues arranca de la brillante idea de los cosecheros españoles de 1909, que ante la híper producción de cosecha con la que se encontraban y sin poder darle salida al mercado, pensaron antes de que se les echase encima el tiempo de la recolecta, que de este modo y con un nuevo y alternativo enfoque de consumir las uvas, orientadas a una celebración y petición de buena suerte para el siguiente año, despacharían sus uvas sin despeinarse, viéndose muy sorprendidos, cuando en realidad le faltaron uvas. Esta tradición de hace tan sólo un siglo, sólo se celebra en España.

No obstante, no debieron estar muy mal informados, pues es bien sabido, que ya los romanos y otras culturas, comían lentejas, a las que se les atribuía como semilla que es, el poder de regeneración y prosperidad después de su siembra. Y si hacemos un poco de memoria, a aquél hombre cazador que encontraron en los hielos con unos cuantos miles de años en su cuerpo, le encontraron una bolsa que pendía de su cintura conteniendo granos de trigo entre otros, como símbolo de regeneración de energía vital para la subsistencia, y seguro, que lo llevaría como amuleto para obtener una buena caza.

Hay muchas y variables formas de celebrar el paso de un año a otro y, para eso sólo tenemos que tener ganas de ponerle chispa a esa mágica noche.

1 – La mayoría de las mujeres y, cada vez más hombres, usan esa noche ropa interior de color rojo, puesto que al mencionado color se le atribuyen muchas propiedades que van desde su simbolismo con el amor, suerte, energía y el fuego.

2 – Es costumbre divertida, pedir suerte y riqueza al próximo año con una copa de cava en la que introduciremos un anillo de oro o un pendiente inmediatamente antes de empezar las campanadas, para una vez acabadas, poder beber de ese símbolo como es el oro bañado en el dorado cava.

3 – Encender velas doradas o blancas esparciéndoles purpurina dorada para que ardan durante la cena y campanadas, dejándolas consumir al tiempo que expresamos nuestros deseos para el año venidero.

4 – Podemos escribir en dos papelitos, de igual forma que en la noche de San Juan, todo lo malo de lo queremos dejar atrás con el viejo año en un papel que no debe leer nadie y, quemarlo en la vela hasta su total consumición, para una vez pasadas las campanadas, quemar de la misma forma, el otro papel que anteriormente hemos pedido nuestros deseos al nuevo año. Se puede celebrar en grupo.

5 – Levantar la copa para brindar con un anillo o moneda dentro, nos ponemos purpurina dorada en el pelo esparciendo también en la casa, y con ropa interior roja levantamos el pie izquierdo, permitiendo al pie derecho que sea el primero en pisar el nuevo año con las campanadas, luego Chin Chin y, “pa dentro”.

 

Francisco Ortega Bustamante.

 

MAGICAS PUESTAS DE SOL DESDE LUGARES MAGICOS CON HISTORIA – GALERÍA FOB.

19 Dic

DSCN0663-DSCN0674-DSCN0675-DSCN0686-DSCN0688-DSCN0693-DSCN0695-DSCN0698-DSCN0699-DSCN0702-

Imagen

ARTE EN LAS PAREDES – GALERÍA FOB.

14 Dic

DSCN0478-

DSCN0479-DSCN0480-DSCN0481-

NOCHEBUENA – ALGO DE HISTORIA.

27 Nov

índicePoinsettias_flowers_detailedBeautiful_christmas_treeimages

Dos noches singulares venimos celebrando desde hace muchos milenios. Puede incluso que muchísimos.

Son la noche de Navidad y la noche de San Juan, correspondientes a los dos equinoccios: el de invierno y el de verano. Y son las dos, fiestas de Natividad o nacimiento (únicas en todo el ciclo litúrgico, pues de todos los demás santos se celebran el día de la muerte). Siendo mala de por sí la noche en todas las mitologías y culturas, el que una sola noche al año sea declarada y llamada Noche Buena, es de alta significación.

La noche es sinónimo de tinieblas y de muerte, pero una sola noche al año es sinónimo de Luz y de Vida. Es la noche de Navidad, la noche en que se celebra el nacimiento (Natividad) de Jesús.

Parece que en el inicio de la organización del calendario de fiestas y conmemoraciones cristianas, se celebraba el nacimiento de Jesús el 6 de enero, atendiendo no tanto al hecho de nacer, sino al de incorporarse a la humanidad. Por eso se la llamó Epifania (Epifanía), que significa “aparición”.

Pero no había manera de acabar con las fiestas paganas del solsticio de invierno, que en tiempo coincidieron con las Saturnales, por lo que la Iglesia decidió renunciar a su eliminación y optar por su cristianización. Dejando, por tanto, la fiesta de la Epifanía, instituyó la fiesta de la conmemoración del Nacimiento de Jesús y la situó justamente el 25 de Diciembre, fecha en que se estaban celebrando las fiestas paganas del solsticio de invierno. Y porque éstas eran fiestas en que se celebraba el fin del alargamiento de la noche y el principio del alargamiento del día, asimilado a los ciclos vitales de la naturaleza (incluida la humana), hubo de ser el nacimiento y no la “aparición” de Cristo lo que se celebrase.

Otro tanto ocurrió con la fiesta de San Juan.
Sólo podemos entender el conjunto de las fiestas de Navidad que empiezan con la Nochebuena (las Saturnales en Roma tuvieron una duración de 7 días, igual que nuestras fiestas de Navidad, año viejo y Año Nuevo); sólo podemos aparcar los prejuicios religiosos que todavía alimentan algunos en torno a la Navidad,  si entendemos que éstas son fiestas de la humanidad, que por cierto, ya entre los romanos se caracterizaban por su humanidad (invitaban a los esclavos a comer a la mesa, les liberaban del trabajo, se intercambiaban regalos…) y que tampoco fueron los romanos los que las instauraron, sino que las heredaron de muy antiguo.

Una curiosidad: “Nochebueno” se llama a una torta especial de Navidad hecha de frutos secos, y a un tronco grande que se quemaba en la chimenea en “Nochebuena”.

Anónimo.

 

LA ARDILLA COMÚN – ARTÍCULO Y GALERÍA.

11 Nov

Squirrel1280px-Sciurus_vulgaris_(Madrid,_Spain)_0612290964GWardilla-720x340ClECkjpWAAAnhnmíndice
Es un mamífero de pequeño tamaño, su cuerpo es alargado y estrecho, con una larga cola de aspecto esponjoso y muy poblada de pelo. Puede medir entre 19 y 24 cm. a lo que hay que añadir la cola que mide entre 15 y 20.5 cm. Su peso varía entre los100 y 150g. En los juveniles, y en los adultos de 250 a 500 gr.

Durante el invierno, las orejas están provistas de unos pequeños pinceles (penachos de pelo) muy característicos en su punta, que pasada esta estación se caen. El color de su espalda puede ser pardo oscuro, rojizo o castaño vivo y su vientre es de color blanco. Se han observado ejemplares totalmente blancos (albinismo) y, los más comúnmente, totalmente negros (melanismo).

Las patas traseras son de mayor tamaño que las delanteras, tienen 4 largos dedos más el pulgar de reducido tamaño, poseen unas largas uñas curvadas. Las patas delanteras poseen 4 dedos más un rudimentario pulgar que también están provistos de uñas. Su dentadura consta de 22 piezas, teniendo en la mandíbula superior, 2 incisivos de crecimiento continuo, 4 premolares y 6 muelas, y en la inferior, 2 incisivos, 2 premolares y 6 muelas, careciendo totalmente de colmillos. Las hembras están provistas de 2 pares de glándulas mamarias.

Es una especie arborícola, que baja al suelo únicamente para buscar alimento, trasladarse de un árbol a otro más distante o para beber. La ardilla es muy ágil, trepa fácilmente y a gran velocidad a los árboles, dando grandes saltos de árbol en árbol. Posee además una vista excepcional y sabe también bucear.

Su actividad discurre únicamente durante el día, comenzando la actividad al amanecer y permanece activa durante todo el año al no tener periodo de hibernación. Sin embargo, durante la época de abundancia, recolecta alimentos almacenándolos en su nido, para así en los días fríos del invierno, permitirse el lujo de no salir a buscar alimento hasta que calienta el sol, o si se suceden varias nevadas, permanecer en el nido comiendo de la despensa.

Camina con la cola estirada, ya que le sirve para equilibrarse y como órgano de expresión, pero al saltar la ondea hacia atrás. Fuera de la época de celo, los machos pueden unirse para formar pequeños grupos, los cuales, delimitan el territorio con orina.

Emite un chillido estridente al que le sigue una voz ronca o un gemido. También se le escucha una especie de “chuc chuc chuc” seco y rápido. Las crías producen también un sonido muy agudo similar a un chillido. Sus principales enemigos son el gato montés (Felis silvestris), el armiño (Mustela erminea), la garduña (Martes foina) y la marta (Martes martes), quién la persigue y alcanza saltando de árbol en árbol, pudiendo luego instalarse en su nido. También es presa común de muchas aves rapaces como el azor, el ratonero, los búhos y las águilas.

Las huellas miden de ancho unos 3 cm. En las delanteras se aprecian 4 dedos y en las traseras 5. Los excrementos son cortos, casi esféricos, aplanados por un extremo y afilados por el otro. En verano son de color marrón y miden de 5 a 8 mm de largo por unos 5 ó 6 de ancho; en invierno son más oscuros y de tamaño ligeramente menor.

Come todo tipo de semillas de árboles, roe las escamas de las piñas hasta alcanzar los piñones, se alimenta también de brotes, yemas, tubérculos, cortezas, hongos, avellanas, nueces, bellotas, ayucos, moras, líquenes, muérdago, huevos y algún pájaro de tamaño pequeño, e incluso, en época de escasez, le valen los invertebrados.

Pueden nacer entre 1 y 6 crías, aunque lo más frecuente es que nazcan 3 ó 4, sin pelo y con los ojos cerrados, pesando sólo unos 12 gramos. A la semana de vida les nace el pelo, y a la segunda tendrán ya la primera muda, teniendo que esperar unos 7 meses para la siguiente muda de pelo. A las 3 semanas les salen los dientes de leche, que no se convertirán en definitivos hasta pasadas 10 semanas.

Transcurridas las 4 ó 5 semanas, abrirán los ojos y comenzarán a oír, y para cuando tengan aproximadamente 2 meses, ya estarán jugando delante de la madriguera, siempre bajo la atenta vigilancia de la madre. Las jóvenes ardillas no abandonarán a su madre hasta que sean adultas, siendo capaces de reproducirse transcurridos entre 6 y 11 meses.

Tiene 2 periodos de celo, que varían dependiendo del clima y de la cantidad de alimento. El primero tiene lugar entre los meses de enero y abril, y el segundo entre finales de mayo y el mes de agosto. El periodo de gestación dura entre 40 y 60 días (en las tierras bajas, las ardillas suelen parir tras 28 días de gestación), tras los cuales nace la primera de las dos camadas anuales.

La esperanza de vida de las ardillas en libertad, es de aproximadamente 6 años, pudiendo vivir en cautividad por espacio de 10 años. Pequeñas y de aspecto juguetón, las ardillas pasan el día saltando entre las ramas de los árboles con una rapidez impresionante. A ello contribuye su larga cola que, con unos 20 centímetros, es la parte de su cuerpo que más llama la atención. Igual que sucede con los perros y los gatos, las ardillas utilizan la cola para expresar alegría, enfado o miedo. También la utilizan como manta a la hora de dormir para resguardarse del frío.

Su pelaje es normalmente castaño rojizo, aunque puede tener diversas tonalidades dependiendo del hábitat en el que viva. Sus patas delanteras tienen cuatro dedos y un pequeño pulgar, mientras que las patas traseras poseen cinco dedos. El tamaño y la gran movilidad de sus patas delanteras las convierte en unas pequeñas manos de las que se ayudan a la hora de comer. Las piñas son el principal alimento de estos pequeños animalitos, que también comen nueces, cerezas, fresas, frambuesas, setas, etc. Son golosos por naturaleza, cuando vayas al bosque déjales moras o manzanas y verás que festín se dan con ellas.

Las ardillas pasan la mayor parte del tiempo en los árboles, donde construyen sus nidos, que pueden confundirse con los de los pájaros. Utilizan ramitas, pajas, musgo y hojas para hacer su “casa”, con lo que consiguen un lugar confortable donde poder dormir. Los nidos son esféricos, de un tamaño aproximado de 22 cm., y suelen tener 2 orificios de acceso para facilitar la huida, uno mayor que otro, pudiendo ser taponados desde el interior. Es aquí donde acumula sus alimentos para épocas de escasez como el invierno, época en la que disminuye su actividad, aunque no llegan a hibernar.

Cuando hace mal tiempo o cuando las ardillas dejan solas a sus crías para buscar alimentos, cierran la entrada de su nido para que no entre ninguno de sus enemigos, como el gato montés, el águila, el búho, la marta o el armiño.
Medio dónde habita (acuático o terrestre) Terrestre.
Tipo de ecosistema donde se encuentra Viven en Bosques de coníferas.
Distribución geográfica de la especie Europa y Asia.
Características del medio físico (luz, temperatura, humedad, salinidad, altitud, etc.)
Normalmente vive en las zonas sombrías de los bosques de coníferas, aunque se le puede encontrar en los bosques de hoja caduca, y es más frecuente en las zonas de baja montaña que en la altitud, prefiriendo los bosques jóvenes y cerrados. Se adapta a la vida desde el nivel del mar hasta los 2.000 metros de altitud.

Su pelaje es normalmente rojizo, aunque puede tener diversas tonalidades dependiendo del hábitat en el que viva. Debido a que las crías de las ardillas nacen ciegas, sus madres deben protegerlas durante los primeros meses de vida hasta que se hagan más grandes y puedan defenderse por sí solas.