Archive | NOTAS RSS feed for this section

BULLAS MÁGICA EN UNA TARDE OTOÑAL…

1 Dic

b2b1

¡EL GORDO CON LA BRUJA DE CEHEGÍN! EN SOUVENIRS – PIDE EL TUYO Y TE LO ENVIAMOS POR CORREO POSTAL.

8 Nov

loteria-bruja-2016

ceheginpaco@hotmail.com

Imagen

¡SUSPENDIDA LA RUTA DE HALLOWEEN EN EL COTO LAS MARAVILLAS!

28 Oct

suspendida

“PODEMOS” TENER LUCES DE FIESTAS EN EL COMIENZO DE UNOS DÍAS DE DESCANSO Y HERMANDAD.

9 Sep

dscn8554dscn8545dscn8548dscn8552

REFLEXIONES…

25 Abr

QueAgradableEresWeb-3-Confianza

Se agradable con las personas mientras subes,

Porque los necesitarás cuando caigas en picado.

Anécdotas históricas: “CRIA CUERVOS”.

25 Abr

Este famoso refrán cobra verosimilitud con Eduardo VIII de Inglaterra, duque de Windsor, tras su abdicación en 1936.

Este hombre que abandono un trono por amor, fue incapaz de mostrar gratitud hacia Walter Monckton, su asistente personal, que no dudó en seguirle al exilio cuando contrajo matrimonio con la divorciada estadounidense Wallis Simpson. Tras más de treinta años a su servicio, a la hora de su jubilación, el duque de Windsor se limitó a regalarle una pitillera… Y por si fuera poco, ¡con su nombre mal escrito!

UNA BONITA HISTORIA DE AMOR – NO LA PASES POR ALTO.

24 Abr

La historia cuenta que, hace mucho tiempo, un hombre regañó a su hija pequeña de 5 años por desperdiciar todo un rollo de papel de regalo para envolver una caja.

La niña, a pesar de la regañina, dejó la caja envuelta bajo el árbol de Navidad y a la mañana siguiente, cuando todos estaban abriendo los regalos, se la entregó a su padre diciéndole: “Esto es para ti, papi”.

Él, sintió vergüenza de la reacción del día anterior y emocionado, abrió el regalo. Pero al ver que en el interior de la caja no había nada, le dijo en tono molesto a su hija: “Señorita, cuando se hace un regalo siempre tiene que haber algo dentro”.

La pequeña, medio llorando le dijo: “Pero papi, no está vacía, la llené de besos para ti”.

El padre, conmovido, abrazó a su hija y le pidió perdón.

Con el tiempo, la niña creció y se fue a vivir muy lejos.

Su padre, cada vez que la echaba de menos, metía su mano en la caja y sacaba un beso imaginario. Así se llenaba de todo el amor que le regaló su hija.

Anónimo