Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

¡ESTOY CANSADO!

6 Abr

 

Copia de DSCN7563-Copia de DSCN7564-

Estoy cansado de caminar. Cansado de querer luchar por conseguir ese esfuerzo necesario para respirar. Respirar para poder estirar el tiempo. Tiempo tan necesario. Tan vital.

Estoy cansado. No quiero abandonar la lucha por la vida. La batalla entre guerreros de sombras. Entre fantasmas gigantes que me impiden avanzar hacia un horizonte sin brújula.

Estoy demasiado cansado de vivir sin vida. De respirar sin aire. De nadar en pleno desierto luchando entre la soledad y el sofocante calor de mi sangre, hirviendo en los ríos de mi cuerpo. En mis venas.

Estoy cansado. Mi lucha es verdadera pero sin ganar la carrera. Me siento abatido por mi vida. Necesito una máquina nueva que me impulse más y mejor, hasta llegar a conseguir alguna meta de sueño para siempre. Pero… ¿qué es siempre?…Me llamo principio y final. Carne y cenizas. Energía y soplo.

Estoy cansado de esquivar tormentas. De subir empinadas pendientes cada día, cada noche. De comer el pan redondo o alargado. De beber sin sed. De tragarme a la fuerza lo que no quiero comer. De escuchar el zumbido permanente en mis oídos.

Cansado, muy cansado de lo establecido. De lo impuesto. De lo ignorado. De los fantasmas con traje negro y pálidos de cara, como zombies de pacotilla. De escaleras torcidas que te vuelcan para que no puedas elevarte. De quien le pone techo al cielo para que no lo alcance.

Estoy cansado de miradas de reojo. De esquinas que ocultan hombres que se creen hombres. De escuchar los golpes sobre el tambor de mi cerebro. Esos martillazos de yunque forjando guerreros de hierro. Fríos pero fuertes y robustos. Sólo tienen cuerpo. No les hicieron cabeza porque no la necesitan.

Estoy cansado de caminar por terrenos pantanosos, como trampas que me ponen a cada paso descalzo. Pretenden que pise en falso. Que me hunda en el fango. Que desaparezca de la vista de los que a hombres no han llegado. Que mis ojos no puedan ver por lo que ellos cegaron.

Cansado de ser, quien ellos quieren que sea. Creen que no tengo fuerzas, pero donde hay siempre queda. Cansado de la estupidez estúpida. De la mirada irónica. Del concepto anticipado y absurdo sin saber quien soy y lo que doy. Del aíre contaminado cuando pasan por mi lado.

Sí, estar cansado no es rendirse, pero si asqueado de que te pisen. De que pretendan que comulgues con hostias de pan de piedra. Con ruedas de molino. Con cuentos de dioses falsos. Con consejos de traición. Con palabras de cobarde. Con sonrisas de tirachinas de gomas falsas. Estiradas cuando pasas. Encogidas a mi espalda.

Cansado de corazones generosos cerrados con cremallera. De promesas de despacho. De compromisos de hombres falsos. De palabras incumplidas. De ofertas de paraísos. De pájaros de cartón. De caricias como zarzas. De besos de babas pegajosas que siempre están buscando algo. De apretones de manos que ya perdieron su encanto.

Estoy cansado de todo el que cree que anda, pero siempre está parado. Del pensamiento creativo de ilusiones sin saldo. Del regalo de colores de arcos iris tan falsos. Daltónicos por conveniencia. El engaño no es regalo.

Bastante cansado del amigo, que siempre me ha utilizado. El sabe que lo se. Yo sé que le ha llegado. Cansado de ese brazo sobre mi hombro, que no siento lo deseado. Que la amistad en negativo, hace del brazo un legado. Falso. Pesado. Vacío. Acabado.

Cansado de mí retrato. Ese que ellos pintaron. Lo hicieron sin mi permiso. Sin dejarme posar para lograrlo. Pues esos pintores falsos, se inspiran en las musas de su fracaso. Ya no quiero ese retrato. Dadle la vuelta. Borrarlo.

Estoy cansado, si, muy cansado. Necesito descansar. Pero quiero dejar muy claro, que tendríais que superar mis virtudes, para poderme tumbar. El cansancio no me rinde. Me da más fuerzas para luchar. Me hace más poderoso, ante una sociedad banal.

El amor es mi espada de lucha. El cariño un arsenal. Mi sonrisa un pasaporte, y mis ojos…un cañón descomunal.

Francisco Ortega Bustamante.

EL OLMO BLANCO – ARTÍCULO Y FOTO FOB.

21 Ene

4

Ahí está en pie aún el “Olmo Blanco”, un guerrero que ha soportado las embestidas de casi un siglo de su existencia, incluso puede que algo más, yo le conozco desde apenas los cinco años y lo veía igual.

Cierto es que ha perdido algunas partes de su cuerpo por el camino, pero sigue teniendo vida y dando algunos hijos que crecen junto a el y la custodia de su amparo.

La acequia que pasa junto a su tronco, siempre alimentó sus raíces con sus aguas, apagando la sed de este gigante, y nutriendo la poca tierra que lo rodea y sostiene en ese escarpado  terreno.

En tiempos de muy jóvenes, cazábamos algunos pájaros de entre sus ramas para comer algo de “chicha” una vez desplumados y asados convenientemente. No era sencilla la captura de esos pájaros, unas veces con unas varetas de visco y puestas entre sus ramas para que al posarse estos quedaran pegados y, nos tocaba hacer malabarismos para poder alcanzarlos.

En otras ocasiones, con tirachinas de construcción propia y efectiva, con unas fachas que cortábamos a navaja en mano de algún aratonero, gomas que recortábamos también de algunas recamaras de bicicleta que nos daban en algún taller, algún trozo de alambre oxidado y, un trozo de cuero de alguna vieja sandalia, todo un arte para conseguir con algo de puntería, acertar y derribar al pájaro, los más pudientes….cazaban con escopeta de perdigones, todo un lujo porque comían más.

El Olmo Blanco, ha visto muchas riadas desde su lugar privilegiado, así como los múltiples cambios del cauce con cada riada, pero también y, junto a sus pies, presenció el desbordamiento de la acequia y su ruptura, cayendo todo en gran tropel – como digo – por ese escarpado y vertical talud hasta el propio río.

También nos ha dado sombra y cobijo bajo su manto de hojas de dos colores en esas siestas de tiempos estivales en, los que no necesitábamos una alerta amarilla para decirnos que hacía una calor de padre y señor mío, pero como teníamos el agua y la sombra, a bañarnos en la acequia en pelota picá y a protegernos como siempre, con la sombra de nuestro viejo amigo y cómplice, el “Olmo Blanco”.

Hay otro mucho más mayor al otro lado del río, junto al molino del morcillo. Un canoso centenario que ha visto demasiado, allí, junto al potro de piedra.

Francisco Ortega Bustamante.

LA VIDA DE ANTES…

19 Oct



A quien se dé por aludido…

• Porque en este país hay una generación de chicos y chicas que crecimos con la EGB.

• Nuestras madres quitaban el polvo con “Centella”, lavaban la vajilla con un bote blanco con el tapón naranja de “Mistol”, y al Jabón de “Marsella” le llamaban “Lagarto”.

• Nuestros padres conducían un Seat 131 Supermirafiori.

• Nuestras bicis eran “BH” y nuestras primeras zapatillas de deporte fueron unas “Paredes”, aunque a nuestras madres les gustaran más los “Kickers”.

• Nos cortaban el pelo “a navaja”. Todos veiamos sólo TVE, aunque podíamos elegir entre el UHF y el VHF.

• Todos bebíamos gaseosa “La Casera” o “La Pitusa”. Los hombres fumaban “Ducados”. Los chicles eran “Cheiw” y los caramelos “PEZ”.

• La gente dormía de miedo en cochones “Pikolín” y el Athletic de Bilbao y la Real ganaban las Ligas por pares hasta que a Butragueño le dio por enseñar los huevos.

• A Sabrina se le escapó una teta en la Gala de Nochevieja y en todo el pais no se habló de otra cosa hasta el mes de marzo.

• A Alaska le dejaban presentar un programa para crios en la tele y Pancho, el de “Verano Azul”, todavía no se metía picos.

• Una Señora le contaba a “Encarna de Noche” que se le quemaba el hijo en Alcobendas porque tenía las empanadillas haciendo la mili.

• Una caja de 12 “Plastidecores” era un buen regalo de cumpleaños y por uno “color carne” eras capaz de matar. Las cajas de 24 eran como Bin Laden, existían, pero nadie las había visto.

• Una bolsa de pipas “Facundo” de 15 pelas era enorme y por una peseta te daban dos “Sugus”.

• Repartían Albumes a las salidas de los colegios para engancharte a la colección. Los sobres de cromos costaban 5 pelas, pero también te los daban con las tapas de los Yogures “Yoplait”.

• En aquel pais de menos de 5000 dólares de renta per cápita, nos daban dos “Petisuis”, pero es que antes eran la mitad de tamaño.

• Las “María” eran “Fontaneda”, los camiones “Ebro” y las furgonetas “DKV”.

• El camión del butano tocaba la bocina, y los críos nos hacíamos brechas en los hierros oxidados de los columpios y nuestras madres nos daban algún cachete por romper los pantalones.

• En vez de un Magnum Almendrado, pedías un “polo de limón” y a veces, el chocolate era “La Campana de Elgorriaga” (Malo, malo, malo)

• Las pilas “Tximist” solían romperse cuando se agotaban en nuestros casettes “mono” y los tebeos de “Mortadelo” pasaban de mano en mano.

• Hubo muchas niñas cuya primera colonia fue “Chispas”. Y no había cartones de leche en tetra brik, sino que la leche venía en bolsas de plástico que necesitaban un recipiente para meterse en la nevera, y el detergente venía en tubos redondos.

• Y en vez de grabadoras de DVD y CD-ROM, te ibas a casa de tu colega con radiocasette de doble pletina a llenar una TDK de 90 minutos de juegos para spectrum 48k.

• Y con la teleindiscreta regalaban pegatinas de UVEEEEEEEEEEE!!!

• Aquella generación coleccionábamos cochecitos “Güisbal”, y el helicóptero de “Tulipán” aterrizaba en las piscinas para regalar bocadillos en los anuncios de la tele.

• Aquella generación empleábamos el vaso de “Nocilla” para dibujar a Naranjito. Así que la Nocilla, ni mentarla. Además, es “leche, cacao, avellanas y azúcar”. A saber que le echarán a la Nutella esa.

Autor: Desconocido

Imagen

CEHEGÍN, EN SU SILENCIO DE LA NOCHE, HUELE A FIESTAS -ARTÍCULO Y GALERÍA FOB.

8 Sep

DSCN6414-

DSCN6417-DSCN6415-DSCN6419-DSCN6418-

Desde Souvenirs Cehegín y este enclave tan privilegiado, os deseamos lo mejor en la celebración de este breve descanso festero.

Desde el silencio y la paz que aporta el estar en la madrugada junto a la parroquia mayor de santa María Magdalena, y con esa estampa virginal anunciando la llegada de esa talla Madre de todos los cehegineros, también se pueden enviar buenos ánimos  de fe y fiesta en su conjunto.

Desde este mirador alto que nos permite escuchar la música del silencio, junto a sus fieles guardianes, que como pinos gigantes y refugio de las aves en su pernoctar, también sentiremos, al mismo tiempo que contemplamos un estremecedor paisaje de leyenda, el latir de nuestra Maravillas cuando duerma en este altar.

La noche con ella, siempre es distinta, pero podemos hablar de nuevo en nuestro silencio, como cada año y en cada noche de nuestras fiestas, disfrutad.

Francisco Ortega Bustamante.

CEHEGÍN…LO MIRES COMO LO MIRES – GALERÍA FOB.

24 Ago

DSCN5954--DSCN5956--DSCN5957-DSCN5959-DSCN5960-DSCN5968-

ENAMORARSE…

13 Jul

El que vive enamorado delira, a menudo se lamenta, siempre suspira, y no habla sino de morir.

Pietro Metastasio (1698-1782) Poeta italiano.

Y para estar total, completa, absolutamente enamorado, hay que tener plena conciencia de que uno también es querido, que uno también inspira amor.

Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo

LA MADRE.

13 Jul




Hay una mujer, que tiene algo de Dios por la inmensidad de su amor, y mucho de Ángel por la incansable solicitud de sus cuidados; una mujer que siendo joven tiene la reflexión de una anciana, y en la vejez, trabaja con el vigor de la juventud.

Una mujer que si es ignorante descubre los secretos de la vida con más acierto que un sabio, y si es instruida se acomoda a la simplicidad de los niños; una mujer que siendo pobre se satisface con la felicidad de los que ama, y siendo rica daría con gusto su tesoro por no sufrir en su corazón la herida de la ingratitud.

Una mujer que siendo vigorosa se estremece con el vagido de un niño, y siendo débil se reviste a veces con la bravura del león; una mujer que mientras vive no sabemos estimar, porque a su lado todos los dolores se olvidan, pero después de muerta daríamos todo lo que tenemos por mirarla de nuevo un solo instante, por recibir de ella un solo abrazo, por escuchar un solo acento de sus labios.

De esa mujer, no me exijáis el nombre si no queréis que empape con lágrimas vuestro álbum, porque ya la vi pasar en mi camino.

Cuando crezcan vuestros hijos, leerles ésta página, y ellos cubriendo de besos vuestra frente, os dirán que un humilde viajero, en pago del suntuoso hospedaje recibido, ha dejado aquí para vosotros y para ellos… un boceto del “Retrato de su Madre”.

Ramón Ángel Jara.